Autor:

México llega al 209 aniversario de su Independencia subordinado a la economía de Estados Unidos. En materia alimentaria tampoco está mejor: en el llamado periodo neoliberal perdió soberanía. Y ahora, ante las amenazas de Trump, el gobierno de López Obrador cedió en el ámbito migratorio: de la política de brazos abiertos pasó a las detenciones masivas

“El 15 de septiembre nos recuerda una independencia en materia política, pero hablar de independencia en pleno siglo XXI tiene que hacerse con mucho cuidado. No hay que confundir independencia con autarquía: un país no puede sobrevivir por sí solo cerrándose al exterior, ignorando contactos con otros países, cerrando sus mercados a otras posibilidades, sino que hay que reconocer que la globalización del siglo XXI demanda procesos de interacción muy complejos, no solamente de movilidad de bienes y servicios sino de personas”, explica a Contralínea la internacionalista Alma Rosa Amador.

La académica de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM agrega que se trata de “una fecha emblemática en la cual sí tenemos mucho que celebrar porque México, igual que otros países de América Latina, entra en otras dinámicas con la culminación de su Independencia”. Sin embargo, observa que “también tenemos que ser muy mesurados en las aproximaciones y dejar de lado esta idea de que la soberanía significa cerrar la puerta y no necesitar a nadie: es un momento de reflexión bastante válido, pero sí hay que tener un contexto muy bien ubicado en la actualidad”.

No obstante, México llega a su 209 aniversario de su Independencia en un escenario complejo de subordinación en, al menos, tres ámbitos: el económico, el migratorio –tras la amenaza de Donald Trump de imponer aranceles si México no frenaba el flujo de migrantes– y el alimentario.

Para el doctor Sergio de Ávila Ruiz, académico de la UNAM, “la soberanía de México se vio atacada desde el momento en que el gobierno mexicano actuó amenazado y cedió a las presiones de Estados Unidos. Su soberanía fue vulnerada”.

Dependencia económica

“La relación económica de México con Estados Unidos es de una dependencia estructural y muy profunda: prácticamente dependemos de la relación comercial con ese país en más del 70 por ciento, y en términos de inversiones extranjeras directas en México también la que tiene un posicionamiento histórico es la inversión estadunidense”, advierte Roberto Peña, doctor en relaciones internacionales por la Universidad Complutense de Madrid y profesor de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales

La investigadora Consuelo Dávila también advierte que en el ámbito económico México es muy dependiente, sobre todo del vecino país del Norte. “Tenemos más del 80 por ciento de nuestro comercio con Estados Unidos, tenemos una gran población mexicana o de ascendencia mexicana que vive allá y somos parte de un tratado comercial que todavía está vigente, el TLCAN [Tratado de Libre Comercio de América del Norte] y está en vías de ratificarse el TMEC. Es una relación determinante para México”.

En su análisis Aranceles y conflictos políticos en la relación México-Estados Unidos, el Instituto de Investigación Belisario Domínguez apunta que, “en gran medida, la amenaza de [Donald] Trump [de imponer aranceles a México si no frena la migración centroamericana] surte efecto por la gran dependencia económica que nuestro país ha venido construyendo en las últimas décadas con el vecino del Norte”.

Publicado a mediados de agosto pasado, el estudio señala que el país ya cuenta con acuerdos comerciales con otros países y regiones que facilitarían la diversificación y la integración global en el mercado internacional. “Es muy importante subrayar que transitar a una política de diversificación comercial requiere también de una estrategia integral que fortalezca el mercado interno y aumente la posibilidad de incorporarse a cadenas de valor global”.

Para la académica Alma Rosa Amador, “México es un país con una economía muy dinámica que forma parte de mecanismos de integración tan valiosos como el mercado de América del Norte, que tiene contactos con mercados enormes y muy relevantes como el de la Unión Europea y que, por su  ubicación geográfica y su trayectoria diplomática, no puede quedarse de lado”.

Migración

Aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador quiso hacer de México un país amigo con los migrantes que huyen de la pobreza y la violencia, acabó cediendo a las presiones de Trump. El país ya no aplica más su política de brazos abiertos.

De acuerdo con el estudio Migración y derechos humanos –elaborado por el Centro de Estudios Sociales y de Opinión Pública de la Cámara de Diputados–, “la expectativa de una migración ordenada y segura, fundamentalmente en el orden de los derechos humanos, que pretende contener a los migrantes, forzar su retorno, equivale a un esquema inverso de desplazamiento forzado ocasionado por (des)acuerdos comerciales”.

El académico de la UNAM Guillermo Mendoza Bazán observa que “de facto ya somos un tercer país seguro, aunque la Cancillería en voz del secretario [Marcelo] Ebrard no lo quiera reconocer. En realidad, desde el momento en que nos están devolviendo a los migrantes, y tienen que esperar aquí la resolución de su proceso legal de Estados Unidos nos estamos convirtiendo en un país seguro. Eso por supuesto afecta la soberanía, porque es una potencia extranjera la que te está determinando cuales tienen que ser tus prioridades de seguridad; eso por supuesto que la socava”.

Entrevistado por separado, coincide el doctor Ávila Ruiz: “Ya somos de hecho un país tercer seguro, aunque no lo reconozcamos. Lo que nos queda de dignidad se conservará si no lo ponemos en papel, [porque] en cuanto lo pongamos en papel el futuro se pinta bastante negro”.

Por su parte, el maestro Tomás Martínez, de la Fundación Ortega y Gasset, indica que en el tema del tercer país seguro se debe “anular ese intento de asumir esta propuesta y hacer una discusión regional que nos lleve a un planteamiento de otra naturaleza. Tiene que ser una política de migración regional en la que los países participen con igualdad para poder llegar a un acuerdo de cómo tratar el problema”.

Respecto del sector agro-alimentaria, la propia Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural advierte que “el país enfrenta una situación de alta dependencia alimentaria del exterior. Importamos casi la mitad de los alimentos que comemos y también la mayor parte de insumos, maquinaria, equipo, implementos y combustibles para la agricultura”.

Relación México- EU, compleja

Sobre la relación México-Estados Unidos en este contexto de amenazas de Donal Trump, la investigadora Alma Rosa Amador señala que es una relación bastante peculiar: “Somos muy cercanos en términos geográficos, pero en los últimos tiempos ha habido un aparente distanciamiento en puntos políticos. Me parece que estamos asistiendo a un momento en donde la creatividad política tiene que hacerse presente pero independientemente de la persona o el perfil que esté al frente del gobierno estadunidense o del mexicano, hay una naturaleza de mucha cercanía entre ambos países y creo que la cooperación, el diálogo, el acercamiento tienen que hacerse presentes para resolver problemas que rebasen las fronteras nacionales”.

La académica señala que es muy importante entender que la política exterior de un país no sólo se construye a partir de declaraciones aisladas o de escritos en Twitter, como suele hacerlo el presidente estadunidense, “sino que hay dinámicas, hay redes, hay trabajo previo que no pueden borrarse de un plumazo para criticar o ensalzar la administración de un país o del otro”.

Para el doctor Roberto Peña, ante este tipo de embates de Trump, “el gobierno de México ha reaccionado de manera muy inteligente. Ello, en cuanto a las posturas que ha venido manejando la administración actual de Estados Unidos en todos los frentes, ya sea en la renegociación del TLCAN y en términos de los problemas que hemos tenido con la migración y con la propuesta reiterada de Trump de establecer su muro. México ha sido muy inteligente de no entrar a polemizar a nivel de los jefes de Estado”.

Por su parte, la académica Consuelo Dávila opina que la relación entre ambos países es muy compleja, como siempre ha sido, pero “ahora tenemos este factor importante que es la personalidad del presidente Donal Trump que se ha mostrado en muchos sentidos en contra de México y nuestros connacionales que ha utilizado a México como parte de su política para reelegirse. Yo creo que eso complica la relación y sin embargo el gobierno mexicano ha sido muy cauteloso en la manera en como se ha vinculado con Estados Unidos”.

Política exterior de México

Con el cambio de gobierno también se dio un cambio de ruta en materia de política exterior. Al respecto, el doctor Roberto Peña indica que se ha venido desplegando una estrategia inteligente no sólo en la relación primordial con el extranjero que es Estados Unidos, sino también en términos de los espacios de la diplomacia  multilateral, principalmente en el marco de la Organización de las Naciones Unidas.

En este punto, agrega, México va a ocupar una posición en el esquema como país no permanente en el Consejo de Seguridad, “que es el núcleo rector donde se discuten, evalúan y se buscan resolver los problemas que más amenazan la estabilidad y la seguridad internacional”.

Sin embargo, no todo es optimismo en materia de diplomacia. La investigadora Alma Rosa Amador recuerda que el presidente López Obrador ha dicho que la mejor política exterior es la política interior. Al respecto, indica: “Difiero de esto, porque una política no debe excluir a la otra, sino que están en constante interacción, en constante dinamismo. En la vida cotidiana de las relaciones internacionales no podemos separar lo doméstico, lo interno de lo internacional, siempre están en constante interacción”.

Por ello, insiste, “hay que reconocer el papel que históricamente hemos jugado, no solamente en América Latina, nuestra zona inmediata, sino en el mundo, y que afirmar esto de que la política exterior ocupa un segundo lugar o que no es precisamente relevante no sólo está fuera de lugar sino que nos resta las posibilidades que se han construido durante muchos años”. No obstante, admite que aún es poco tiempo el que lleva la administración federal para hacer aseveraciones en materia de política exterior.

Consultada sobre el tema, la académica Consuelo Dávila considera que para el gobierno de López Obrador no es una prioridad la política exterior. “Él ha señalado que para tener una buena política exterior hay que tener una política interna eficiente, pero creo que estamos en un mundo globalizado en donde México debe tener miras mucho más allá de sus fronteras. Creo que ha sido una política que se ha retraído en lo internacional, mantiene una cautela con nuestra principal relación que es América del Norte, Estados Unidos en concreto, y sí considero que México debería abrirse a otros escenarios internacionales de manera mucho más agresiva”.

Independencia vs. dependencia

Este 2019 México celebra el 209 aniversario de su Independencia. Al respecto,  el maestro Tomás Martínez, de la Fundación Ortega y Gasset, observa que llega a esta conmemoración “problematizado, es decir, el país tiene que resolver muchos problemas especialmente en el tema de la soberanía y la migración”.

Agrega que la migración es un fenómeno que está afectando la seguridad regional. Por ello, indica, “necesitamos un acto de mayor soberanía respecto al tratamiento del tema, tratando de tomar distancia de lo que pueda ser la política de migración unilateral que ha definido Estados Unidos y que eso de alguna manera afecta a nuestra soberanía. En razón de eso, hay una necesidad de replantear nuestra política migratoria”.

El académico Guillermo Mendoza Bazán, de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, considera que “hay muchísimas cosas que celebrar, porque hay que diferenciar el Estado, el gobierno y la nación”. No obstante, considera “que actualmente hay desunión en la sociedad, tenemos un gobierno fuerte y tenemos también un Estado con cierto cuestionamiento. Llegamos divididos, pero a final de cuentas llegamos en la cohesión básica de la nación”.

Indra Cirigo

[INVESTIGACIÓN] [SOCIEDAD] [D] [SEMANA]