Autor:

Un solo cargamento del precursor de fentanilo que llegó el pasado 4 de septiembre al puerto de Lázaro Cárdenas, Michoacán, proveniente de China, habría alcanzado para producir 275 millones de cápsulas de la droga sintética más popular en Estados Unidos, si no hubiera sido decomisado en la aduana por las autoridades federales.

En el vecino país, cada pastilla se llega a vender hasta en 20 dólares, por lo cual, si todas se hubieran trasegado con éxito, habrían generado hasta 5 mil 500 millones de dólares brutos. De ese tamaño es ya el negocio del fentanilo que se pelean los cárteles mexicanos.

Como se sabe, no todos los cargamentos de precursores ni de drogas confeccionadas son incautados, de tal suerte que México se consolida día con día como la mayor cocina de drogas sintéticas para el mercado estadunidense, considerado el más importante a nivel global. Y es el fentanilo el que desplaza poco a poco al resto de estupefacientes.

El pasado 16 de junio, la Fiscalía General de la República aseguró en García, Nuevo León, un mega laboratorio presuntamente dedicado a producir grandes cantidades de este opioide (aunque la autoridad no precisó la cifra en su comunicado FGR 294/19), lo que demostraría que los cárteles mexicanos van evolucionando conforme se los exige la demanda.

En ese operativo habría participado activamente la DEA (Agencia Antidrogas estadunidense), que sigue considerando que las organizaciones mexicanas del narcotráfico son la mayor amenaza criminal para Estados Unidos por sus niveles de influencia: trabajan en todo el hemisferio occidental y en el mundo y están involucradas en un extenso lavado de dinero, sobornos, tráfico de armas y corrupción.

El ascenso del fentanilo

La DEA también indica que los grupos del narcotráfico mexicanos son una amenaza grave para las comunidades estadunidenses por su dominio en las exportaciones de heroína y fentanilo.

En su análisis Mexico: organized crime and drug trafficking organizations, el estadunidense Congressional Research Service explica que las importaciones ilícitas de fentanilo desde México involucran producto chino y precursores de fentanilo que provienen con mayor frecuencia de China (como fue el caso del cargamento decomisado en Michoacán).

Ya en su proceso de producción, los narcotraficantes suelen adulterar el producto importado del país asiático, en ocasiones con heroína, y luego lo introducen de contrabando en Estados Unidos, refiere el análisis publicado el 15 de agosto pasado.

El Congressional Research Service admite que las autoridades estadunidenses desconocen el alcance del papel de México en la producción del fentanilo que llega a sus miles de adictos, y que es de 30 a 50 veces más potente que la heroína.

No obstante, señala que el papel de nuestro país en el tráfico de este opioide sintético está cada vez más documentado. Aquí, por ejemplo, aún se usa en el sector salud como anestésico, pues es cien veces más eficaz que la morfina, por lo cual la importación de sus precursores no siempre es ilegal.

Considerado la droga de moda en el vecino país, al fentanilo se le achacan más de 20 mil de muertes de estadunidenses, pues ha extendido la llamada crisis de los opioides y es altamente adictivo.

En México también se registran muertes ligadas a su producción y trasiego, pues este producto se suma a la guerra por el control del mercado de drogas y las pérdidas humanas están ligadas a la violencia generalizada del crimen organizado.

Al respecto, el análisis Mexico: organized crime and drug trafficking organizations observa que los narcotraficantes han aumentado las tasas de homicidios y extorsiones en los últimos años. Se prevé que al cierre de este 2019 los asesinatos aumenten a 29 por cada 100 mil. Así que también aquí pagamos con vidas humanas el crecimiento del mercado de drogas ilegales estadunidense.

El negocio de la heroína

Otra droga en la que están involucrados activamente los cárteles mexicanos es la heroína. Según el estudio, los traficantes que tradicionalmente suministraban heroína negra o marrón a las ciudades estadunidenses al Oeste del Mississippi, comenzaron en 2012 y 2013 a innovar y cambiaron sus métodos de procesamiento de opio para producir heroína blanca, un producto más puro y potente, que trasegaban principalmente al Costa Este y Medio Oeste de los Estados Unidos.

Agrega que, con base en los datos de incautaciones de la DEA, se  determinó en 2017 que el 91 por ciento de la heroína consumida en el vecino país se obtuvo de México, y la agencia sostiene que ningún otro grupo criminal de otra nacionalidad tiene un alcance comparable con los mexicanos para distribuirla en Estados Unidos.

Además, el análisis observa que México ha cultivado una cantidad creciente de adormidera: en 2016 fueron alrededor de 32 mil hectáreas; al año siguiente, 44 mil 100, y en 2018, el último año del gobierno de Enrique Peña, 41 mil 800 hectáreas.

El gobierno estadunidense, agrega, calculó que la producción potencial de heroína de México aumentó a 106 toneladas métricas en 2018, de las 26 que se registraron en 2013. Esto sugiere que la heroína de origen mexicano domina en el mercado estadunidense.

Respecto de las proyecciones de analistas internacionales de que las drogas de origen vegetal (heroína y morfina) serán reemplazadas por sintéticas, indica que eso originaría que las estructuras de los cárteles de la droga cuyos negocios se basan en el control de la producción de opio, la fabricación de heroína y los canales de distribución del sistema de “plaza” en México y el sistema de distribución criminal en Estados Unidos puedan transformarse. Simultáneamente, los agricultores mexicanos pobres que cultivan opio para producir heroína pueden quedar sin trabajo, señala.

Drogas sintéticas frente a vegetales

Uno de los indicios de la fuerte expansión de las drogas sintéticas es el caso de las metanfetaminas. Al respecto, el análisis del servicio de investigación del Congreso estadunidense indica que la droga producida en México ha superado las fuentes locales y se ha expandido a los mercados no tradicionales de metanfetamina dentro de Estados Unidos.

Del crecimiento de este mercado dan cuenta las incautaciones de las autoridades mexicanas, que en 2017 ascendieron a 11.3 toneladas métricas, pero en 2018 subieron a 130, gracias a un aseguramiento masivo en Sinaloa: 50 toneladas métricas.

El reporte refiere que tanto la pureza como la potencia de la metanfetamina han provocado muertes por sobredosis en 2018, sin precisar cuántas. “La mayoría de las organizaciones de tráfico mexicanas incluyen una parte del negocio de metanfetamina en sus operaciones de tráfico y controlan colectivamente el sistema de distribución de metanfetaminas al por mayor dentro de Estados Unidos”.

A diferencia de ello, en el caso de la cocaína se ha demostrado ya una ligera contracción. Al respecto, el reporte apunta: aunque ésta es en su mayoría de origen colombiano, se trafica a través de México y los narcotraficantes de nuestro país son los principales mayoristas. Así las cosas con el narcotráfico mexicano y su constante evolución.

Nancy Flores

[AGENDA DE LA CORRUPCIÓN] [COLUMNA] [D] [SEMANA]

 

Leave a Reply