Autor:

“Los caciques duran hasta que el pueblo quiere”, consignó el presidente Andrés Manuel López Obrador. En su conferencia de prensa de esta mañana en Palacio Nacional, indicó que la autoridad no protegerá a líderes sindicales charros.

Sin embargo, reiteró que estas prácticas antidemocráticas al interior de los sindicatos sólo se pueden acabar si los trabajadores así lo quieren. “Yo no puedo estar encabezando movimientos sociales, campesinos, ya no me corresponde”.

Lo que sí le compete a la autoridad, dijo, es que haya justicia laboral, que se apliquen las leyes y se respete la voluntad de los trabajadores.

Nancy Flores