Autor:

Las tecnologías de la información extienden las posibilidades del crimen exponiendo a la población a la ciberdelincuencia, consideró Sergio Octavio Contreras, académico de la Universidad Autónoma de Zacatecas.

Para el doctor en ciencia política, comunicólogo y master en sociedad de la información, en ocasiones estas nuevas tecnologías generalizan la violencia. Hoy en día, indicó, es común que los usuarios compartan información, creencias y gustos, con lo que las redes sociales se vuelven un reflejo de la vida social.

Al participar en el seminario “La seguridad humana, 25 años después: logros y desafíos”, dijo que el uso de dispositivos hacen cada vez más sencillo que las personas compartan datos e información básica personal sin reflexionar en los posibles usos que terceros le den, como las huellas digitales para desbloquear el teléfono celular.

Ello, porque estas tecnologías se han vuelto parte de la cotidianidad social y sin ellas es difícil mantener el ritmo de vida actual. El problema es que todo esto lo aprovechan los cibercriminales.

La banca móvil, el desbloqueo de celular y las contraseñas de las redes sociales son datos que se usan y sueltan con facilidad, advirtió el experto. Por lo que la ciudadanía pierde poco a poco su seguridad humana.

De acuerdo con una encuesta de la trasnacional IBM (2015) citada por el doctor Contreras, los principales delitos cometidos en internet son: acceso no autorizado (45 por ciento), códigos maliciosos (virus 29 por ciento), monitorización (16 por ciento), actividades sospechosas (6 por ciento) y uso indebido de credenciales o accesos (3 por ciento).

Y puso como ejemplo el caso del Banco de México y de otras instituciones bancarias privadas que han sido atacadas por crackers, que buscan beneficios propios o para terceros casi todos los días, sin que haya medidas de ciberseguridad capaces de frenarlos.

Indra Cirigo