Autor: y

En estos 9 meses del gobierno de López Obrador, la relación de éste con los partidos políticos, instituciones autónomas como el INE, la sociedad civil, los pueblos indígenas y hasta los poderes Legislativo y Judicial ha sido de constante tensión. El presidente debería evitar conducirse como si aún estuviera en campaña, observa el consejero electoral Enrique Andrade

En estos 9 meses de su gobierno, el presidente Andrés Manuel López Obrador ha mantenido una muy tensa relación con los sectores más politizados del país: organizaciones de la sociedad civil, pueblos indígenas en resistencia, partidos políticos, instituciones autónomas e incluso los otros poderes (Legislativo y Judicial).

Al respecto y sobre su propia experiencia como consejero del Instituto Nacional Electoral (INE), Enrique Andrade González sintetiza: “ha sido una relación intensa, compleja, que inicia con el ánimo del presidente de la República de cumplir algunos compromisos de campaña, por supuesto válidos. Cada candidato debe de hacerse responsable de lo que dice en la campaña y tratar de aclarar estos compromisos. Y uno de los compromisos más importantes que él tiene es la austeridad. Y esto a lo mejor ha sido una cuestión en donde aparentemente existe una resistencia por parte de los órganos constitucionales autónomos a acceder a esta austeridad. Y probablemente a los ojos de la ciudadanía pudiera parecer que existe un distanciamiento entre el presidente de la República y concretamente el INE”.

No obstante, explica a Contralínea que esto es erróneo.  “Nosotros sabemos que existe un enojo social en contra de prácticamente todo lo que suena a poder. Yo diría casi en contra de la democracia. Que es normal porque se piensa, como es, que no se han resuelto todos los problemas que se dijo que con la democracia se iban a resolver: que íbamos a tener mejor educación, seguridad, salud, alimentación para todos, etcétera. Y esto no es así”.

Reconoce que en el país hay mucha pobreza y desigualdad, pero, advierte, “este enojo social, desde mi punto de vista, no se debe canalizar en contra de la propia sociedad mexicana o de las instituciones del Estado mexicano. Sino que al contrario, debemos de trabajar juntos para resolver estos problemas que han causado una decepción democrática. Y a veces pienso que tal vez el presidente de la República [con sus descalificaciones] esté canalizando ese enojo hacia las instituciones autónomas. Entonces, desde luego, no estoy de acuerdo en el calificativo. Por la compra y cohesión de votos se decía que habíamos sido como floreros en la elección pasada”.

Sociedad civil y pueblos originarios

No sólo las instituciones autónomas se han enfrentado a las descalificaciones constantes del presidente. La socióloga, antropóloga y profesora-investigadora de la Universidad Nacional Autónoma de México, Márgara Millán, considera que ha sido sorprendente que el mandatario mexicano desacredite de manera tajante y global a la sociedad civil organizada.

La académica reconoce que sí había un modus operandi de ciertas organizaciones de la sociedad civil que no era adecuado, “pero no hay una distinción en las políticas [del gobierno federal] y eso es grave porque es generalizar y hacer una política que después tiene que ir revisando caso por caso y a la mejor regulando en algunas cosas”.

Para la antropóloga es aún peor la relación con los pueblos originarios y con el movimiento indígena en general: “Me parece más grave el incumplimiento de propuestas de campaña que fueron muy importantes, sobre todo para Morelos y el Proyecto Integral Morelos y de la Termoeléctrica, es ahí donde yo conocí una faceta del presidente en donde no iba a escuchar razones, iba con una decisión ya tomada y una decisión que además trataba de imponer con argumentos muy débiles, que se acercan mucho más al asistencialismo que a una incorporación real y un reconocimiento de los pueblos como sujetos políticos”.

La investigadora se manifiesta preocupada porque, en el caso de los pueblos originarios, el presidente López Obrador deslegitima las consultas obligatorias. Éstas, indica, deben versar sobre qué formas de desarrollo quieren las comunidades, y no nada más con un sí o un no a tal proyecto, como si fueran solo sujetos a quienes hay que convencer con los beneficios. “Porque además hay que redefinir qué entendemos por beneficios, qué entendemos hoy por salir de la pobreza”.

Partidos políticos

Los partidos políticos de oposición, muy diezmados tras la victoria de López Obrador y el Movimiento Regeneración Nacional (Morena), tampoco han tenido la mejor de las relaciones con el mandatario mexicano.

En general, ha habido una cuestión de respeto hacia los partidos políticos, considera, en entrevista, Enrique Andrade González. No obstante, el consejero del INE observa que el presidente debería evitar los pronunciamientos tipo campaña que sigue haciendo aún estando en el gobierno.

“Pareciera ser que la competencia [electoral] sigue. Ya es momento de que el país se serene. De que realmente todos los partidos trabajen por el bien del país. Y esto también ha faltado un poco. En este primer año hemos visto todavía este tipo de cuestionamientos a otros partidos políticos, a sus representantes. Creo que será parte de lo que en el sexenio iremos viendo; seguramente habrá un mejor entendimiento entre partidos políticos y el propio presidente”.

Experto en análisis político, Andrade González observa que otra de las cuestiones que ha minado la relación es la referente a los recursos públicos que se les da a los partidos políticos. “La verdad es que cada partido debe de ver cuáles son sus compromisos que tiene de multas, de gastos, etcétera. Y revisar si realmente es mucho o poco el financiamiento que está recibiendo cada uno y, en conciencia y atendiendo al mandato del pueblo de México, decir cuánto pueden regresar y que no sea una situación que venga como una orden del presidente o del gobierno, de decir regresen tanto”.

Para el consejero electoral es imprescindible tener un mejor diálogo entre partidos políticos y gobierno, a través de la Secretaría de Gobernación, “para que se den cuenta de que no es nada más una cantidad determinada sino cada partido tiene que reconocer cuánto es lo que le puede sobrar”.

AMLO con los otros poderes

En innumerables ocasiones, el presidente de México se ha referido al Poder Judicial como uno de los que más corrupción y dispendio del gasto público padece; en el caso del Poder Legislativo, ha criticado su inacción sobre todo cuando se trata de las reformas que más le urgen.

Sobre esta relación, la socióloga Márgara Millán dice a Contralínea que no es impropia: “es un poco más sana [que en el pasado]. Pienso que sí hay una relación más distanciada”.

Para la investigadora de la UNAM, “López Obrador ganó con una promesa de campaña que no le gusta a muchos de sus adeptos, que es el punto final: ‘no voy a estar persiguiendo a los expresidentes’, aunque sepamos que ellos son los que realmente están detrás de muchas de las cosas que se hicieron en términos de corrupción y que además el Poder Judicial estuvo ahí y que todo esto era un mecanismo muy concertado; pero al mismo tiempo él dijo: ‘si hay demandas en curso, tampoco me voy a meter’, entonces creo que eso es algo de lo que estamos viendo hoy”.

La antropóloga confia en que sí habrá un cambio verdadero si se establecen juicios y demandas importantes con personajes de peso y no sólo con los operadores del poder político saliente. “Mucha gente está pensando en que sí tenemos que ver juicios a expresidentes y a personajes que evidentemente tenían que ver con lo que él llama la corrupción. Y la corrupción tiene que ver con impunidad, entonces realmente no puede haber una lucha contra la corrupción si quedan estos casos en la impunidad. Esa es una prueba de fuego para el régimen de López Obrador”.

Y agrega que es necesario “desestructurar todo el discurso fanático y totalitario de los Amlovers y de los que odian a López Obrador. Hay que analizar cada cosa que hace este régimen de manera crítica. Cuando hay cosas positivas, hay que aplaudirle. Yo no tengo empacho en reconocer lo positivas, pero no cuando hay cosas con las cuales no estamos de acuerdo y que son incongruentes con lo más parecido a lo que ha sido un programa político fuerte como ‘el mandar obedeciendo’, que además es un dicho zapatista, o como ‘la separación estricta entre política y economía’”.

El cambio de régimen en México, indica la socióloga, era urgente. Por ello, dice, “estoy muy en desacuerdo con las personas que dicen: ‘uy, no, mejor hubiéramos votado por cualquiera de los otros dos’, porque esa no es ni era la opción. La opción es seguir pensando críticamente y defender esa crítica”.

El INE debe seguir siendo autónomo: consejero Andrade González

El consejero Enrique Andrade González asegura en entrevista que sí existe la voluntad por parte del Instituto Nacional Electoral (INE) respecto de las medidas de austeridad, pero, dice, es importante reconocer que es un organismo constitucional autónomo.

“Ésta quizá ha sido una de las partes que no se ha entendido muy bien, incluso entre la relación que debe de existir, de cordialidad, entre órganos constitucionales y el Poder Ejecutivo. Por eso tal vez se piensa que existe un distanciamiento. Yo no lo veo así. Creo que ha sido parte de lo que ha faltado explicar o informar a la ciudadanía: la importancia de conservar también las autonomías de estos órganos. ¿Por qué? Estos son unos órganos técnicos especializados que desarrollan justamente los procesos electorales y esto debe de hacerse no por parte del gobierno. Estos procesos electorales no los puede hacer el Poder Ejecutivo, la Secretaría de Gobernación, el presidente de la República, porque esto México ya lo vivió en 1970-1980, con el PRI como un partido hegemónico, autoritario, en donde las elecciones se hacían en la Secretaría de Gobernación”.

Andrade agrega que por eso se crearon los organismos constitucionales autónomos y por esa misma razón deben seguir existiendo. “Las elecciones las hacen los ciudadanos. Nosotros invitamos a los ciudadanos a ser funcionarios de casilla, en fin. Y tenemos muchos candados que garantizan la equidad en la competencia electoral. Creo que esto debe prevalecer”.

Viridiana García/Marcial Yangali

[INVESTIGACIÓN] [POLÍTICA] [D] [SEMANA]