Autor:

El presidente Andrés Manuel López Obrador confirmó que si mandó al carajo a los ambiciosos vulgares incrustados en las filas de Morena, pero aclaró que “no insultó a nadie”. El mandarlos a Palenque ya está aceptado por la Real Académica de la Lengua, pero no lo voy hacer, dijo en forma irónica. Es de dominio público que su quinta en Palenque se llama La Chingada.

En su conferencia de prensa en Palacio Nacional, el presidente fue cuestionado por el mensaje que dio a diputados y senadores de su partido. “Si lo dije, ‘que se vayan al carajo los ambiciosos vulgares’, pero no es tan fea la palabra”, argumentó.

Explicó que hurgando en el Internet encontró a texto sobre el significado de la palabra ‘carajo’ y esta tiene que ver con una canastilla que tiene todos los barcos en un lugar apartado de donde está toda la tripulación. Sostuvo que a los marineros que se portaban mal, se les mandaba al carajo, se les apartaba como castigo para que tuvieran buen comportamiento.

Entonces no es una tan fea  la referencia, esto tiene que ver con una tradición de los hombres de la mar. “A los marineros se les mandaba al carajo a la canastilla”. Y, agregó, lo que también dije es que “el que no tiene principios, no tiene ideales, el que es un ambicioso vulgar no debe dedicarse al noble oficio de la política… ‘Debe irse al carajo’”.

Recomendé, a los que quieren hacer política, tener dialogo permanente con la gente, pues si no hay contacto con las bases, con la gente, tampoco van a recibir su respaldo. El jefe del Ejecutivo aseguró que la conciencia y cultura política de los mexicanos es mucha y hoy se avanzó en un nivel muy alto de conciencia masiva y en forma horizontal.

“Ahora, ya no valen las influencia, grupos, asociaciones, sectas, ahora se requiere el trabajo honesto, transparente, con la gente”.

José Réyez