Autor:

Las denuncias por violencia de género en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) se han incrementado de “forma exponencial: en más de 1 mil por ciento”, reconoció este día la abogada general, Mónica González Contró. Ello, indicó, porque en 2016 se publicó el Protocolo para la Atención de Casos de Violencia de Género.

Durante el conversatorio “La justicia restaurativa para la atención a casos de violencia de género”, la funcionaria de la Rectoría reveló que el número de denuncias pasó de 300 –en 13 años– a más de 900 –en 3 años–. Detalló que la máxima casa de estudios del país registró 950 denuncias de 2016 a la fecha.

La abogada González Contró admitió que antes de la entrada en vigor del Protocolo se presentaban menos quejas: de 2003 a 2016 sólo se tenían contabilizadas 396 denuncias por razones de violencia de género, explicó.

Además, reflexionó sobre la figura del proceso alternativo, establecida en el Protocolo como “otra forma” de llevar la denuncia, además de tener el proceso formal. González Contró señaló que la diferencia entre ambos procesos radica en que el alternativo no busca la sanción punitiva y no existe la medicación.

Al respecto, expuso que el proceso alternativo le apuesta a la justicia restaurativa, la cual “no es mediación” como suele confundirse, sino que “integra toda una forma gama para establecer un diálogo equitativo y respetuoso” entre la víctima y el agresor.

Para la abogada general de la UNAM, este tipo de justicia ayuda a que el victimario concientice (porque en ocasiones no se da cuenta de sus conductas naturalizadas) la violencia perpetrada y del daño cometido para poder repararlo “mediante una disculpa”, según sea el caso. 

La finalidad de optar por el procedimiento alternativo es lograr cambios profundos hasta llegar al grado de “no contar más con un protocolo”, indicó la doctora en derechos fundamentales por la Universidad Autónoma de Madrid.

Durante el conversatorio, la maestra Leticia Cano Soriano, presidenta de la Comisión Especial de Equidad de Género del Consejo Universitario de la UNAM, invitó a la comunidad estudiantil a revisar los Lineamientos de Género y el Protocolo, los cuales deben estar en las redes sociales y páginas web de todas las entidades universitarias.

Jordana González