Autor:

Las herramientas gratuitas que promueven las trasnacionales Google® (con G Suites®) y editorial Pearson® en materia educativa sirven para que éstas se apropien de los conocimientos, advirtió Larry Kuehn, fundador de la Coalición Trinacional en Defensa de la Educación Pública (México, Estados Unidos y Canadá).

Al ofrecer sus productos al sector educativo a través de plataformas abiertas y cursos en línea, las multinacionales obtienen mano de obra gratuita e información para mejorar sus diversos servicios y contenidos generales en su beneficio, indicó el experto en la conferencia “Educación 20-30 de la OCDE y las Tecnologías de la Información y la Comunicación”, organizada por la Facultad de Economía de la UNAM.

Con ello, señaló, toda la información que obtienen pasa a su poder, privando al ciudadano común del conocimiento que en un principio se consideraba gratuito.

Kuehn afirmó que a este tipo de empresas no les interesa proteger el interés público y sólo ven al individuo como un ente económico que usará sus plataformas a lo largo de su vida adulta; y, a los datos, como materia prima para el desarrollo de productos que venderán al sector educativo.

Aunque ese tipo de plataformas ayudan en la educación estándar, en realidad generan un impacto negativo; por ello, Larry Kuehn exhortó a las nuevas generaciones a proponer ideas para recobrar el valor de la persona sin caer en el individualismo o la discriminación hacia los sectores menos favorecidos. Las nuevas tecnologías, criticó, están dejando de lado el efecto socio-emocional importante para el crecimiento humano.

El doctor finalizó su participación invitando al gobierno mexicano a transparentar el poder que se les está dando a este tipo de empresas en nombre de la educación.

Ello porque se han designado recursos federales a la contratación de este tipo de plataformas digitales como herramientas en la formación educativa. Éste sería el caso de Google®, con G Suites®, y de editorial Pearson®, que venden contenido y plataformas a instituciones de educación pública.

Indra Cirigo