Autor:

Benjamín Martínez, estudiante del Colegio de Ciencias y Humanidades (CCH) plantel Sur e integrante de la organización Resistencia CCH Sur interpuso un juicio de amparo para evitar su expulsión de la máxima casa de estudios, pues alega que el proceso es una represalia por su activismo.

En conferencia de prensa, indicó que  fue a través de un documento que le entregaron integrantes del cuerpo jurídico y maestros del área de Psicopedagogía, el 17 de mayo de 2019, como se enteró de la decisión de la escuela que dirige Luis Aguilar Almazán.

“Se presentaron a mi domicilio para hacerme entrega del documento por medio del cual el director me expulsa de la UNAM [Universidad Nacional Autónoma de México]. Mi respuesta fue buscar la asistencia de un abogado con quien interpuse, el 7 de junio pasado, el juicio de amparo. [Éste] recayó en el Juzgado Decimoquinto de Distrito en Materia Administrativa en la Ciudad de México”.

Jorge Martínez Valero, padre del estudiante expulsado y exactivista universitario durante la huelga de 1999, señaló que el pasado 4 de julio se realizó la primera audiencia, pero la parte demandada no acudió ni entregó un informe justificado, por lo que la juez suspendió la expulsión hasta el término del juicio.

Según el joven Benjamín, no es el primer estudiante en ser expulsado por su activismo político. “[A un compañero] primero le llegó la notificación de expulsión, después acudió con el abogado del CCH Sur, Alejandro Díaz Méndez, y ahí fue obligado a firmar su baja voluntaria con la amenaza de ser llevado al Tribunal Universitario”.

Sandra Romero, integrante del Consejo General de Huelga, aseguró que “es una política no aislada. La cifra es incierta, pero han habido varios ataques e intentos de expulsión. El Tribunal Universitario disfraza estas sanciones, coaccionan a los padres para que firmen bajas voluntarias”.

Por su parte, Arturo Toscano, abogado del caso, apuntó que “la UNAM no cuenta con una ley procesal. Si revisan la Legislación Universitaria y buscan cuál es la ley procesal bajo la cual se va a juzgar a algún universitario por una conducta contraria a esta legislación, solamente dice que será bajo los principios de derecho, pero no dice cuáles, por lo que es necesaria una ley que explique cómo se va a sentenciar a los estudiantes”.

Y agregó que el hostigamiento que padecen integrantes del colectivo Resistencia CCH Sur es una trasgresión a los derechos humanos. “La autonomía universitaria no significa impunidad”, sentenció.

Viridiana García