Autor:

El proceso que se sigue contra Rosario Robles, quien fuera funcionaria del sexenio de Enrique Peña Nieto, es un asunto que está atendiendo la Fiscalía General de la República y del que un juez decidirá si la declara formalmente presa, deslindó el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador.

En la conferencia de prensa, celebrada esta mañana en el Palacio Nacional, López Obrador dijo que ambas instituciones son autónomas. La Fiscalía, dentro del Poder Ejecutivo; la segunda (el juzgado) como parte del Poder Judicial.

“Se tiene que llevar a cabo un juicio en estos días; hay un termino legal para ver si procede el amparo o no procede: eso lo decide la autoridad judicial.”

Acerca del probable involucramiento de otros exservidores públicos, como el exsecretario de Hacienda y excandidato a la Presidencia José Antonio Meade y el propio expresidente Enrique Peña Nieto, señaló que eso también dependerá de las investigaciones y de lo que decida el juez.

“En 8 meses he visto una o dos veces, y en actos oficiales, al fiscal (Alejandro Gertz Manero) ni le he hablado por teléfono; tampoco utilizo palomas mensajeras. Tenemos que irnos acostumbrando a esta nueva realidad.”

López Obrador dijo que tiene conocimiento que Rosario Robles fue trasladada al penal de Santa Martha porque el juez determinó prisión preventiva. Pero el proceso está abierto, hay términos legales y el juez va a resolver en definitiva “y va a decidir si existen implicados: si hay que llamar a declarar a otras personas. Pero no es un asunto nuestro”.

Enseguida agregó: “Tampoco soy Poncio Pilatos. Es un logro el que no haya impunidad y el que exista una auténtico estado de derecho”.

Zósimo Camacho