Autor:

La antropóloga Eliana Acosta Márquez señaló que el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) se comporta como una institución a modo y poco crítica frente a megaproyectos que impulsa el gobierno federal, y con ello renuncia al ejercicio de sus propias facultades.

Para la investigadora del INAH, su actuación ante el proyecto del Tren Maya es claro ejemplo de ello, porque no existe un posicionamiento del Instituto al respecto.

Durante la conferencia “Un INAH a modo”, la académica afirmó que ese proyecto traerá un despojo del territorio, de lo saberes y las formas de entender el mundo. “Como académicos, no sólo como institución, podemos generar conocimientos para la defensa del territorio”.

Acosta Márquez  señaló que a pesar de que el gobierno habla de “talento cultural y regional” con ese tren, lo que provocará es un binomio entre turismo y cultura. “Esto no es sólo un tren, es un ordenamiento territorial que puede trastocar a los pueblos”. Para el gobierno, dijo, la región en donde se hará el proyecto es sólo un lugar pobre y desigual.

La antropóloga consideró que en el nuevo gobierno hay múltiples contradicciones, como el compromiso del presidente Andrés Manuel López Obrador a cumplir el Plan Ayala del Siglo XXI. “López Obrador se comprometió a que no iban a haber megaproyectos ni fracking ni transgénicos. Pero desde la Secretaría de Economía se apoya el fracking y [Víctor] Villalobos [titular de la Secretaría de Agricultura] dijo que sí se requieren algunos transgénicos”.

En la misma conferencia, la doctora Rosa María Garza, tintegrante del sindicato del INAH, denunció que la Red Nacional de Arqueología entregó una serie de cuestionarios sobre el Tren Maya que ni ella ni otros compañeros recibieron. “Un cuestionario con fallas que, como [ha ocurrido con] la consulta indígena, dijo ya los consulté”.

Lauren Franco

 

Leave a Reply