Autor:

Steven Mc Druker –autor del libro Genes adulterados, verdad adulterada–   aseguró que Donald Trump, presidente de Estados Unidos, se equivoca al pensar que los migrantes mexicanos representan un peligro, pues el verdadero problema proviene de las semillas transgénicas que Estados Unidos introduce a México. Además afirmó que cualquier política racional debería reconocer la toxicidad que representan las semillas transgénicas.

En conferencia de prensa, el abogado y filósofo Druker aseguró que el libro Transgénicos: grandes beneficios, ausencia de daños y mitos, del doctor Francisco Bolívar Zapata, no representa la posición de la Academia Mexicana de Ciencias (AMC) sobre las semillas genéticamente modificadas. Sin embargo, enfatizó que la conducta irresponsable de la academia y el silencio del presidente de la AMC, José Luis Mora, permite que se continúen con las difamaciones hechas a su libro y las tergiversaciones alrededor de los beneficios de los transgénicos, que para el académico son nulas.

El abogado y filósofo le solicitó a la AMC que reconozca la falsedad de las acusaciones hechas a su libro, se disculpe por su comportamiento equivocado y retire las difamaciones de futuras versiones en línea e impresas del libro de Bolívar Zapata.

“El libro de Bolívar Zapata contiene, hoja por hoja, razonamientos falaces”, aseguró el doctor  y profesor de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Julio Muñoz, quien también detalló que dicho libro expone una verdad única sobre transgénicos, además de que su autor comete errores que ni un estudiante de biología cometería. Aunado a lo anterior, el académico afirma que la UNAM tiene responsabilidad al no verificar la información que publican.

Al respecto, Antonio Turrent, coordinador del Programa de Alimentación de la Unión de Científicos Comprometidos (USC), asegura que un solo argumento que valide el riesgo de los transgénicos a la salud y al medio ambiente es suficiente para invalidar cualquier argumento a favor de los transgénicos.

Asimismo, afirma que la carta enviada por Bolívar Zapata y otros científicos, donde le solicitan a Andrés Manuel López Obrador no prohibir el uso de transgénicos es un reto para el presidente. “Es muy clara a posición de México de no a los transgénicos”.

En la misma conferencia, la doctora Mercedes López Martínez, integrante de la Asociación de Consumidores Orgánicos, asegura que el debate alrededor de los transgénicos no debería ser sólo científico sino sociocientífico, debido a los impactos sociales que ocasiona la siembra de transgénicos a las comunidades que tradicionalmente siembran semillas y como además podría verse afectado el maíz nativo del país, como se evidenció en la demanda colectiva en contra de la siembra de maíz transgénico presentada en 2013.

La doctora López, que participó en la demanda, afirma que durante ese proceso se reunieron con el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Alimentaria y la Comisión Federal para la Protección de Riesgos para solicitar estudios alrededor de los transgénicos, a lo que les respondieron que las entidades no contaban con estudios propios, sólo los que vienen de las industrias. Esto, para la doctora, representa la dificultad de mostrar los beneficios de los transgénico porque esta industria está monopolizada por tres grandes empresas, entre ellas Monsanto.

Lauren Franco