Autor:

El Órgano Interno de Control en la Secretaría de Marina halló irregularidades en la construcción e instalación de un alojamiento para oficiales en la Heroica Escuela Naval Militar de Veracruz. El lugar costó aproximadamente 33 millones de pesos y corrió a cargo de la Dirección General Adjunta de Obras y Dragado.

La inspección a la obra “Construcción de alojamiento para Almirantes, Capitanes y Oficiales, en la HESCNAV, en Antón Lizardo, Ver”, realizada en 2018, tuvo como fin verificar que la gestión de los recursos se haya invertido en apego a las disposiciones de austeridad, racionalidad y transparencia.

Sin embargo, en sus resultados documenta que no se cumplió con dichos principios, ya que hubo compras de equipos diferentes a lo previamente presupuestado y con materiales más caros a los que podrían haberse encontrado en el mercado.

Por ejemplo, está una instalación hidráulica de tubería de cobre que, de acuerdo con la auditoría de inversiones físicas número 0001/18, pudo haberse montado con materiales más económicos y que ofrecen los mismos resultados o  la instalación de un equipo de purificación de agua que brinda una mejor calidad para el consumo del usuario, pero del cual se obtiene una cantidad de líquido destinado para inodoros y mingitorios, siendo esto un desperdicio.

Asimismo, el Órgano Interno de Control descubrió que el lugar donde se realizó la obra no contaba con la documentación necesaria para acreditar la propiedad, ni se había llevado a cabo un estudio de mecánica del suelo.

El proyecto tampoco contaba con los datos de la empresa contratada ni firmas de los responsables, ni con  los planos donde se detallara la infraestructura del lugar.

En la fiscalización se constató que el presupuesto asignado se ejerció en su totalidad y sólo se exhortó a la Dirección General Adjunta de Obras y Dragado a revisar y optimizar sus mecanismos de control interno para evitar futuras “inconsistencias administrativas”.

Por: Karen Ballesteros