viernes 13, diciembre 2019

Autor:

“Tuve la suerte de que me dio el infarto aquí en la Ciudad de México [2013] y lo puedo contar”, aseguró esta mañana el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Al abordar el tema de su salud, considerado oficialmente como un asunto de seguridad nacional, el mandatario reconoció que padece afecciones del corazón, pero, indicó, todo se encuentra bajo control.

“Hay muy buenos médicos en el país y con cumplir con la alimentación, hacer ejercicio, y las pastillas, que es como un cóctel diario, está uno bien, vuelve uno a nacer, retoma todas las actividades”.

En su conferencia de prensa, indicó que ayer  tuvo su chequeo médico con todo: electrocardiograma, análisis. “Allá en la casa de ustedes me hacen el favor de irme a tomar sangre a las 5 de la mañana y [estoy] al cien. Estoy muy bien, puedo dar a conocer los resultados”.

Sobre su ritmo de trabajo que no incluye descansos en fines de semana ni vacaciones, indicó: “Tengo el compromiso de entregarme, de consagrarme a esta causa mientras viva. Un poco mi angustia, mi ansia, es el tiempo, porque no me voy a reelegir por cuestiones de principio, de ideales. No son 6 años, yo no voy a terminar en noviembre como antes, termino en septiembre”.

Y agregó que la transformación requiere primero dejar las bases, que es lo que quiere hacer este mismo año, y luego consolidar lo que llama la cuarta transformación.

Nancy Flores