Autor:

El abogado Coello Trejo señala que el robo de combustibles creció 290 por ciento con los sucesores de Emilio Lozoya. Datos oficiales revelan que en los 3 años en que su cliente dirigió la petrolera se descubrieron 13.2 mil tomas clandestinas, mientras que en los 3 años de González Anaya y Treviño Medina fueron 29.8 mil. El primero, asegura, “se dedicó a destruir todo lo que Emilio había hecho”

El problema de Petróleos Mexicanos (Pemex) en el sexenio de Enrique Peña Nieto tiene nombre y apellido pero no es el del exdirector general Emilio Lozoya Austin, sino el de su sucesor, José Antonio González Anaya, considera en entrevista el abogado Javier Coello Trejo.

De este último, señala sin ambages: cuando Lozoya Austin dejó la Dirección Corporativa de Pemex, González Anaya “se dedicó a destruir todo lo que Emilio había hecho. ¿Por qué, si era el mismo gobierno?”

Agrega: “frenó todo” en la petrolera estatal. La lista de temas que el jurista parece tener en mente se antoja larga, tan larga como pudo habérsela dictado su cliente en estos meses del batallar judicial que lo mantiene –junto con su madre, su hermana y su esposa– prófugo de la justicia acusado en dos temas: la presunta compra irregular de Agro Nitrogenados y los supuestos sobornos de Odebrecht.

“González Anaya suspende todo, tan suspende todo que usted va a ver lo que voy a informarle a la opinión pública en cuanto a la producción, al huachicol, a los gastos. Lo voy a informar con los mismos datos de ellos [de Pemex]. Mi obligación es decir: a ver, todo mundo ya hizo a Emilio Lozoya un ícono de la corrupción, nada más que por qué no vemos para atrás qué hizo Emilio. Lo dijo Santiago Nieto [titular de la Unidad de Inteligencia Financiera]: ‘todo en la dirección de Lozoya fue corrupción’, y no es cierto.”

—¿Va a hablar de acciones que Emilio Lozoya tomó en Pemex para combatir el huachicol, la corrupción y todo eso?

—Claro. Sí. Y usted va a ver las estadísticas cuando sale Emilio Lozoya –Coello Trejo frena sus palabras que parecen agolparse en sus labios.

—¿Se incrementó el huachicol, la corrupción o qué?

—No se lo quiero decir porque si no luego me echarán bronca [los demás periodistas]. Nada más le pondré un ejemplo de las tomas clandestinas: 290 por ciento de tomas clandestinas después de la salida de Lozoya. No recuerdo cuántas había, pero cuando entra González Anaya y luego Carlos Treviño… Y, a ellos, ¿ya les dijeron a ellos? ¿Ya los llamaron [a juicio]? Entonces, ¿por qué Emilio Lozoya es el ícono de la corrupción?

En el sexenio de Peña Nieto tres hombres dirigieron Pemex. El primero de ellos y más longevo fue el ahora cliente de Coello Trejo (del 4 de diciembre de 2012 al 6 de febrero de 2016). A éste le sucedió González Anaya (del 8 de febrero de 2016 al 27 de noviembre de 2017), y finalmente estuvo Carlos Alberto Treviño Medina (del 27 de noviembre de 2017 al 3 de diciembre de 2018).

En los 3 años que Lozoya Austin dirigió la empresa se detectaron 13 mil 203 tomas clandestinas, mientras que en el trienio de González Anaya y Treviño Medina fueron 29 mil 817 (de las cuales, 17 mil 236 corresponden al periodo del también exsecretario de Hacienda).

Los datos oficiales que Pemex reportó a la Securities and Exchange Commission indican que en 2013 se detectaron 3 mil 278 tomas clandestinas, y en 2014, 3 mil 665. Al año siguiente –2015–, la petrolera identificó y selló 6 mil 260 puntos de ordeña, asegura en su Informe anual 2017.

En ese mismo documento, señala que para 2016 –ya bajo el mando de González Anaya– fueron 6 mil 873. Además, en su reporte Tomas clandestinas 2017, indica que en ese año se descubrieron 10 mil 363. Y en el reporte Tomas clandestinas 2018 –correspondiente al último año del gobierno de Peña y cuando Treviño Medina ejerció como director general– da cuenta de que se localizaron 12 mil 581.

Aunque Coello Trejo no votó a favor del presidente Andrés Manuel López Obrador –porque es priísta de toda la vida–, asegura que “tiene toda la razón en lo de Pemex, y lo voy a acreditar. En todo lo que ha dicho el presidente tiene razón: lo del huachicol, claro; en la producción, también la tiene. ¿Por qué estamos quemando gas [en la atmósfera]? ¿Dónde está la planta que costó 10 mil millones de dólares que hizo [Felipe] Calderón?”

En la lista de temas que la defensa de Lozoya Austin planea revelar conforme se le cierren los caminos del sistema judicial también se incluyen los millonarios contratos de renta de plataformas costa afuera. Sobre este asunto, adelanta el caso de la empresa Oro Negro: “¿quién es el que frena todo lo de Oro Negro? González Anaya”.

A fines de 2018, la empresa de Gonzalo Gil White (hijo del exsecretario Francisco Gil Díaz) y José Antonio Cañedo White interpuso una demanda en tribunales internacionales en contra de Petróleos Mexicanos por supuestas prácticas de corrupción.

Oro Negro alegó que le fue exigido el pago de sobornos para la asignación de contratos para el arrendamiento de plataformas petroleras. La compañía, sin embargo, enfrenta problemas financieros desde 2014, cuando apenas tenía 2 años de haber sido fundada, pues sus negocios se toparon con la caída de los precios del petróleo y la cancelación masiva de contratos en Pemex, ordenada precisamente por el entonces director González Anaya.

Nancy Flores/segunda parte

[ENTREVISTA] [ESPECIAL] [D] [SEMANA]