Autor:

I. En 1982 la editorial Gredos publicó Vida de los Sofistas, de la autoría de Filóstrato. Y en 2015: Sofistas. Ambas ediciones tienen mucho que ver entre sí; pero la última es un libro más completo sobre el tema que Platón, enmascarado de Sócrates, tanto difamó, pasando por alto que Sócrates es uno de los sofistas de aquella época al lado de Protágoras, Georgias, Licofrón, Pródico, Trasímaco, Hipias, Antifonte… Fidias, Eurípides, Sófocles, Pericles, que postularon que “el hombre es la medida de todas las cosas”. Esos pensadores o “profesionales de la sabiduría” fueron el antecedente más directo de la Ilustración que presidió Immanuel Kant (1724-1804), cuando la Sofística alumbró el nacimiento del pensar, querer y sentir en la segunda mitad del siglo V antes de Cristo, para ir creando individualmente a la Humanidad para su convivencia democrática lisiada por la esclavitud que, de todos modos, permitió el florecimiento de la escultura, la arquitectura (el Partenón), la política, la economía, la psicología, la tragedia, la poesía, el drama, el teatro; la ambición castrante del imperialismo, la guerra del Peloponeso de Atenas contra Esparta para la derrota griega ateniense que ya había dado a Homero con La Ilíada y La Odisea.

II. Los Sofistas son la piedra de toque y el punto de partida de lo mejor de la civilización occidental. Por eso es tan importante recibir ahora la publicación de: Sofistas-obras; nuevamente hecha por editorial Gredos que nos lleva a La Vida de los Sofistas de Filóstrato y al ensayo de Alfredo Llanos: Los viejos Sofistas y el Humanismo, para rematar con: Los Grandes Sofistas en la Atenas, de Pericles, de Jacqueline de Romilly. Y es que la nueva historia, que está en el mercado en bella presentación, nos ofrece un catálogo de esos pensadores con una introducción de Eugenio R Lujan y traducción de Antonio Melero Bellido. Es una edición extraordinaria para mano tener acceso de primera al pensamiento de las obras de los sofistas que dispersaron el conocimiento por ese mundo antiguo; y su obra ha perdurado para abordar lo que fue el origen de la lógica, la ética, la estética, las matemáticas, la geometría, la astronomía, etcétera. En sus más de 400 páginas: Sofistas-obras, nos relata la vida y obra de cada uno de ellos, cuyo factor común es Protágoras.

III. El mismo Tucídides (autor de La Guerra del Peloponeso) perteneció a los sofistas. Así que nada como darse a la lectura de este libro: Sofistas-obras que se puede obtener hasta en los puestos de periódicos, para enterarse de los grandiosos rendimientos intelectuales en todas las actividades del pensamiento y los quehaceres; es decir, en la teoría y práctica de la actividad humana. Sin ellos no podemos explicarnos lo positivo de esa grandeza que han sido las ilustraciones desde el 400 antes de Cristo hasta nuestro tiempo, más de 2 mil 400 años transcurridos desde esa hazaña de quienes fundaron casi todas las ciencias, técnicas y literaturas. Éste es un libro excepcional que se ha publicado nuevamente para de esta manera tener la posibilidad enterarse de cómo y por quienes floreció la cultura que se ha ido enriqueciendo con sabios, poetas, escultores, políticos, dramaturgos arquitectos… y conocer cómo se inició la tarea del pensar jurídicamente para organizar al Estado, no solamente por medio de las votaciones, sino del método del sorteo para designar a los funcionarios (como lo acaba de exponer David Van Reybrouck, en su libro Contra las elecciones: como salvar a la democracia, en editorial Tauros).

Autores:     Protágoras y otros

Título:        Sofistas-obras

Editorial:    Biblioteca Gredos, 2015

Álvaro Cepeda Neri

[MISCELÁNEO] [EX LIBRIS]

 

Leave a Reply