Autor:

Previo a la renuncia de Carlos Urzúa Macías, como secretario de Hacienda, hubo “diferencias conmigo y con otros miembros del equipo”, dijo el presidente Andrés Manuel López Obrador.

En su conferencia de prensa matutina, el mandatario comentó que, además, las discrepancias se dieron con Alfonso Romo, jefe de la Oficina de la Presidencia de la República; con el entonces titular del Instituto Mexicano del Seguro Social, Germán Martínez Cázares (quien presentó su renuncia en mayo pasado) y con la directora del SAT, Margarita Ríos Farjat, expuso López Obrador.

Urzúa tampoco estuvo de acuerdo con el nombramiento del director General de Nacional Financiera, Eugenio Nájera Solórzano, otrora ejecutivo de Vitro, Maseca y Coca Cola Femsa. Así como colaborador de Romo.

Ayer, al hacer pública su renuncia, el extitular de Hacienda acusó que en el gabinete hay “imposición de funcionarios que no tienen conocimiento de la Hacienda Pública. Esto fue motivado por personajes influyentes del actual gobierno con un patente conflicto de interés”.

Urzúa también hizo público que hubo discrepancias en materia económica, “algunas de ellas porque en esta administración se han tomado decisiones de política pública sin el suficiente sustento”.

“Yo tuve diferencias con él. Lo respeto mucho, estamos en un proceso de transformación y aquí no se oculta nada”, dijo el titular del Ejecutivo.

Desde Palacio Nacional, López Obrador expuso que sus diferencias con Urzúa se dieron porque cuando se presentó el Plan Nacional de Desarrollo, éste era de continuidad con el modelo neoliberal; en tanto que el presentado al Congreso de la Unión tiene que ver con el plan sexenal del presidente Lázaro Cárdenas. “No vamos a continuar con la política privatizadora”, enfatizó.

Mientras, las discrepancias con el empresario Alfonso Romo respondieron a inconformidades en cómo debía llevarse el manejo de la banca de desarrollo, asunto encargado por López Obrador a Romo.

El mandatario aseguró que tras la renuncia de Urzúa, el “gobierno continúa su marcha, sin problema”. Añadió que antes “de que termine este año, vamos a dejar sentadas las bases para la transformación”.

Érika Ramírez