Autor:

Por austeridad gubernamental, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) tiene paralizadas 38 obras que ya estaban autorizadas por un monto de 1 mil 653.2 millones de pesos, lo que “implica un subejercicio de recursos del Instituto y un riesgo de que los mismos no se ejerzan para los fines programados”, según el panista y senador Germán Martínez, exdirector general de ese órgano de salud pública, quien solicita se investiguen estas anomalías provocadas por el actual director de Administración, Flavio Cienfuegos Valencia.

El 21 de mayo pasado, el auditor superior de la Federación, David Colmenares Páramo, recibió el oficio número 09521705000/115, firmado por quien todavía era director general del IMSS, en donde denuncia que desde abril de este año solicitó a la Dirección de Administración la actualización mensual del “Prontuario General del IMSS”, debido a que tienen un “reporte de 0 por ciento en el avance de infraestructura de 2019”.

Como se sabe, Martínez Cázares renunció a dicho Instituto el 21 de mayo, pero antes de irse trató de hacer el mayor daño posible y llenó de quejas y denuncias penales a varios órganos de impartición de justicia (Fiscalía General de la República, Secretaría de la Función Pública y Auditoría Superior de la Federación) para acusar a funcionarios responsables de la administración del IMSS.

De acuerdo con el documento en poder de esta columna, Germán Martínez informa al auditor que diversos órganos de operación administrativa desconcentrada, unidades médicas de alta especialidad, la Dirección Jurídica y la Unidad de Evaluación de Delegaciones hicieron sus requerimientos respectivos al director de Administración para el ejercicio 2019, pero Cienfuegos Valencia los ignoró y ha puesto en riesgo la infraestructura del Instituto, los medios para su conservación y preservación, el equipamiento médico, así como los derechos laborales de los trabajadores, que en conjunto afectan el derecho a la seguridad social de la población.

El ahora senador de la República de la bancada de Movimiento Regeneración Nacional relata al auditor superior de la Federación que mediante el oficio número 0952170500/114, recibido el 16 de mayo de 2019, solicitó con carácter de urgente a la Dirección de Administración respuesta a los diversos requerimientos de todo el IMSS, a fin de que, de manera detallada, se expongan las condiciones, términos, mecanismos de distribución, servidores públicos participantes y plazos de las compras consolidadas y abasto de los insumos necesarios para satisfacer las necesidades de salud y demás prestaciones que les correspondan a los derechohabientes.

En la denuncia ante la ASF, Martínez Cázares exige una carta compromiso de la Dirección de Administración del IMSS que sirva de garantía de cumplimiento ante el Consejo Técnico, así como conocer el estado que guardan los procedimientos de contratación de bienes y servicios que impactan directamente en la operación del Instituto y el avance programático de las contrataciones plurianuales vigentes, además de las actividades realizadas para garantizar el avance en la infraestructura y los contratos próximos a vencer.

Según el exdirector general del IMSS, “todo lo anterior refleja condiciones que impiden que los órganos administrativos logren cumplir con la finalidad del Instituto, consistente en garantizar el derecho humano a la protección de la salud, afectando directamente a la derechohabiencia, ocasionando un probable incremento de riesgos de invalidez y/o aumento en la morbimortalidad, así como la generación de un probable daño o perjuicio al patrimonio del IMSS”.

También la Secretaría de la Función Pública, a través de la titular del Órgano Interno de Control (OIC) del IMSS, Maribel García Hernández, recibió una queja el 21 de mayo (el mismo día que renunció Germán Martínez) en contra del director de Administración, Flavio Cienfuegos Valencia, a quien acusa de negarse a atender los requerimientos para el buen funcionamiento del Instituto y poner en riesgo el derecho a la seguridad social de la población y los derechos laborales de los trabajadores.

Como había mencionado en la columna anterior, el fiscal general de la República, doctor Alejandro Gertz Manero, también recibió una denuncia penal firmada por Germán Martínez, y comentamos que esta Fiscalía, así como la ASF y el OIC del IMSS, abrieron los expedientes respectivos para investigar estas supuestas anomalías de parte del actual administrador, por lo que próximamente sabremos el resultado de tales acusaciones, ya sea para exonerar al funcionario o aplicarle las sanciones que corresponda.

Puntos suspensivos… La actividad política del expresidente panista Felipe Calderón Hinojosa (orquestador de un nuevo partido político que permita a su esposa Margarita Zavala ser candidata presidencial para 2024) es además de cínica, grotesca, pues el exfuncionario piensa que la población no tiene memoria y que ya olvidó los más de 100 mil asesinatos ocurridos en su mandato y por lo cual hay una petición ante la Corte Penal Internacional de La Haya para que se le juzgue por delitos de lesa humanidad. Además, también se debe poner en la mesa de ese juicio internacional las decenas de miles de desaparecidos, secuestrados y desplazados, por lo que sería urgente que también en México se le abran los expedientes para revisar su actuación en casos graves de corrupción, como por ejemplo la absurda obra llamada Estela de Luz y que costó más de 1 mil millones de pesos, en donde sólo fueron acusados funcionarios menores… Otro caso que olvida este expresidente sinvergüenza es el de su finado amigo Juan Camilo Mouriño, quien en el segundo año de gobierno de Calderón tuvo el cinismo de asignarse contratos públicos del sector energético en su dualidad de empresario y burócrata (secretario de Estado), lo que era un claro conflicto de interés, abuso de autoridad y tráfico de influencias, todo prohibido por la Ley Federal de Responsabilidad de los Servidores Públicos, pero como se trataba del amigo más íntimo del entonces presidente panista Calderón, pues estos pillos operaban con toda impunidad para desviar recursos públicos. Cuando Camilo Mouriño se sintió descubierto, prácticamente se exilió para llorar su desgracia y 1 año después falleció en el accidente aéreo ocurrido en la zona de Las Lomas de Chapultepec. Ese es otro expediente que podría abrirse para conocer la impunidad con la cual gobernó Calderón y su camarilla.

Miguel Badillo

[OFICIO DE PAPEL]