Autor:

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) presume un “probable” daño económico por 25 millones 189 mil 64 pesos en el que habría incurrido la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), en la remodelación y ampliación de la carretera Mérida-Chetumal, en Yucatán.

El reporte de la auditoría 2018-0-09100-20-0342-2019 342-DE refiere que la Dirección General de Carreteras, dependiente de la Subsecretaría de Infraestructura de la SCT, encargada del proyecto, adjudicó los contratos de obras públicas 2018-31-CE-A-502-W-00-2018, 2018-31-CE-A-503-W-00-2018 y 2018-31-CE-A-504-W-00-2018 para realizar la ampliación y modernización de la carretera Mérida-Chetumal sin contar con los proyectos ejecutivos terminados, en incumplimiento de la Ley de Obras Públicas y Servicios Relacionados con las Mismas.

 El primer contrato se adjudicó a Maquinaria Kambul, SA de CV, y a Constructora Mool, SA de CV; el segundo, a Vivienda e infraestructura del Sureste, SA de CV, y a Constructora Escalante, SA de CV; mientras que el tercero se adjudicó a Constructora Lusen, SA de CV.

También la ASF verificó que el Centro SCT Yucatán inició la ejecución de los trabajos de los contratos de obras públicas antes mencionados, sin que los proyectos ejecutivos estuvieran firmados y aprobados tanto por sus responsables como por las autoridades competentes de la Secretaría.

En la auditoría se advierte que los proyectos ejecutivos de las obras que se proporcionaron a los licitantes no contaban con los planos constructivos, las memorias de cálculo, las plantas, las secciones y los detalles que ampararan las cantidades de obra consideradas en los catálogos de conceptos.

Otras irregularidades encontradas por la ASF son: el pago de 1 millón 286 mil 300 pesos por trabajos duplicados entre un contrato de 2017 y 2018 en el tramo del km 71+020 al km 71+295, asimismo  la SCT pagó gastos de operación por un monto de 3 millones 62 mil 200 pesos en el proyecto de inversión sin que correspondieran a erogaciones de gasto de capital destinadas a obra pública en infraestructura.

Isaac Hernández