Autor:

Molesto por que las múltiples publicaciones que le imputan tener control discrecional de los millonarios recursos que  resulten vía Plan de Austeridad, el presidente Andrés Manuel López Obrador se lanzó contra los medio de comunicación, periodistas e intelectuales. “No me confundan yo no soy Carlos Salinas y no voy a manejar una partida secreta. ¡Eso calienta!, dijo.

Señaló que las cosas ya no serán como antes que se llegaba a acuerdos con los directivos dueños de los periódicos, se garantizaban subvenciones a los periodistas y becas y salarios especiales a los intelectuales. ¡Ya no es así!

Llegó al grado de parafrasear a Gustavo A Madero, hacer comparaciones y citar un pasaje historio prerrevolucionario y la frase ofensiva de ahora “le muerden la mano al que les quito el bozal”.

Obrador aseguró “me ofende yo no voy a manejar una partida secreta, pues no soy Carlos Salinas. Me confunden”. Expresó que hay mecanismos para la rendición de cuentas y trasferirá todos los recursos resultantes de la austeridad a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Citó que en este proceso habrá como se hace hasta ahora importante participación de los legisladores que son quienes autorizan el presupuesto, por eso nadie debe sorprenderse con la autorización y el uso del presupuesto.

Fustigo a los empresarios que mantienen campañas de desprestigio en contra y arremetió contra ellos: Antes se pensaba que eran “puros y santos, pero muchos no son siquiera empresarios, son traficantes de influencia”.

Recordó la grabación que le hicieron a Luis Téllez cuando comentó por teléfono que Carlos Salinas de Gortari se había robado la mitad de la “partida secreta”.

Se le cuestionó qué opinaba de que  Yeidckol Polevnsky hiciera uso de un avión privado para dirigirse a Tamaulipas y, respondió: “Ya. Todo que quieren cargar a mí. Yo estoy muy ocupado con el gobierno. Además ese es un tema de partido y yo no estoy encargado de esos asuntos”.

José Réyez

 

Leave a Reply