Autor:

La Auditoría Superior de la Federación revela que son cinco las empresas directamente beneficiadas con la fallida rehabilitación de las plantas de Fertinal y Agro Nitrogenados, que Petróleos Mexicanos (Pemex) adquirió a pesar de ser consideradas como chatarra.

Destaca el caso de Avanzia Instalaciones, SA de CV –subsidiaria  indirecta  de  ACS  Actividades  de Construcción  y  Servicios,  SA  (Grupo  ACS España)–, con un contrato por 318 millones 70.3 mil dólares y 1 mil 63 millones 935.7 mil pesos.

Le siguieron las contrataciones a favor de Jacobs Engineering de México, SA de CV, por 12 millones 879 mil dólares y 27 millones 273 mil pesos; OPCO Soluciones, SA de CV, por 24 millones 660.3 mil pesos; Arendal-United Pipeline, por 1 millón 203 mil dólares; y PRAXAIR México, S de RL de CV, por 3.8 mil dólares y 1 millón 119.3 mil pesos.

En el caso del contrato de Avanzia Instalaciones –AGRO-DG-003/14–, el más reciente informe de fiscalización de la ASF refiere que a marzo de 2019 “se encontraba terminado en su fase de rehabilitación en las plantas de Urea 1 y Urea 2; y faltaban sus pruebas de confiabilidad y la prueba antisurge del turbocompresor de Urea 2”. Ello, a pesar de que las plantas aún no se encuentran en operación.

El objeto de las dos fases en las que participó Avanzia fue la ingeniería, procura y construcción, para desarrollar el proyecto de rehabilitación de plantas de urea e instalaciones auxiliares.

Presentado el pasado viernes 28 de junio ante la Cámara de Diputados, el informe de la Auditoría da cuenta de que la filial de la estadunidense Jacobs Engineering obtuvo dos contratos de prestación de servicios –CS-2013011 y AGRO-DG-002-16–, concluidos el 28 de diciembre de 2018 y actualmente en proceso de finiquito.

En el caso de OPCO Soluciones, su contratación –AGRO-DG-005/16– fue para el suministro de agua tratada y, de acuerdo con el máximo órgano de fiscalización del país, aunque “el contrato se encontraba finalizado desde el 13 de diciembre de 2017”, a marzo de 2019 no se pudo verificar la calidad del agua que produce “debido a los problemas de discontinuidad en la operación de las plantas de urea”.

En el caso de Arendal-United Pipeline, el contrato AGRO-DG-10/16 fue firmado por sus filiales Atrix, S de RL de CV, y Miller Infraestructure Group, S de RL de CV. Y su objeto fue brindar servicios de mantenimiento integral y operación de un sistema de transporte por ductos de bióxido de carbono.

Éste “se encontraba terminado desde el 19 de abril de 2018 el carbonoducto de 12 y desde el 13 de mayo de 2018 el de 18. Y estaban en proceso de ejecución la protección catódica que debía finalizar el 31 de enero de 2019 y en proceso de revisión las actividades sujetas a reserva en la orden de cambio número 3 y, por consiguiente, la modificación de la tarifa”.

Finalmente en el caso de PRAXAIR México, su contrato sin número fue para el suministro de nitrógeno líquido y se terminó desde el 25 de abril de 2018. Al respecto, la ASF señala que, aunque el tanque de nitrógeno de la planta de Urea 1 está en operación, “el de Urea 2 está en espera de que se inicien pruebas en caliente y de ponerlo en condiciones de operación”.

Nancy Flores

 

Leave a Reply