Autor:

En el último año del gobierno de Enrique Peña, la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) –entonces a cargo del doctor Luis Videgaray– pagó eventos y viajes fantasmas, pues en sus archivos documentales no existen evidencias de que los servicios contratados hayan exisistido.

El último informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) observa que, durante 2018, la SRE incurrió en “irregularidades” y “deficiencias” al hacer uso de la partida presupuestal 33903, “Servicios Integrales”, del que se ejerció un total de 1 mil 42 millones 638 mil pesos.

La ASF revisó 94 por ciento de este monto y determinó que, en ocho casos, se debía investigar, determinar responsabilidades y sancionar a los funcionarios implicados en acciones administrativas irregulares.

En la contratación de un servicio integral de apoyo logístico para reuniones de trabajo de la SRE, por ejemplo, se efectuaron pagos “sin haber contado con la orden de trabajo emitida por el área solicitante”. Además, se autorizaron 19 eventos que no correspondían con el objeto del contrato, señala el Informe de resultado de la fiscalización superior de la Cuenta Pública 2018.

Durante la investigación, la ASF detalla que no encontró evidencia de dichos eventos, ya que “no se contó con listas de registro de asistencia, memorias fotográficas ni constancias e invitaciones”.

Irregularidades similares ocurrieron en la renta de vehículos: no hay ninguna bitácora que acredite la identidad del personal que utilizó el servicio, ni cuándo ni con qué destino.

La SRE también contrató –por 130 millones 352 mil pesos y mediante adjudicación directa– a la empresa Pentafonint, SA de CV, para trámites y servicios consulares vía telefónica. Pero no verificó que el personal tuviera la experiencia, capacidades y conocimientos establecidos en el contrato, señala la ASF.

El informe señala que también se presume un perjuicio a la Hacienda Pública federal por un monto de 476 mil 882 pesos, relacionado con pagos en exceso y servicios no proporcionados de impresión y copias. El dinero se recuperó en la SRE pero no se reintegró a la Tesorería de la Federación.

Marcial Yangali