Autor:

Evo Morales logra acuerdos, al margen de disputas ideológicas, con los gobiernos de países de la región latinoamericana. Su administración no sólo ha transformado su país. También construye una América Latina digna y soberana

La Paz, Bolivia. Desde el corazón del Sur y al margen de diferencias políticas, Bolivia practica una diplomacia tendente a preservar a Latinoamérica y el Caribe como zona de paz, en tanto que mediante acuerdos promueve la integración económica regional.

“Yo vengo de la diplomacia de los pueblos, desde la comunidad aprendí, me enseñaron mi mamá y mi padre, que con los vecinos debíamos estar unidos por encima de envidias, codicias; en la comunidad indígena originaria no hay mayorías ni minorías”, declaró el presidente Evo Morales en respuesta a una pregunta de Prensa Latina.

El estadista añadió que Bolivia seguirá impulsando las buenas relaciones con todo el mundo, abrirá nuevas embajadas y desea incluso buenos nexos con Estados Unidos, lo cual depende de que Washington no dé a este asunto un carácter ideológico y acepte la existencia en el país suramericano de políticas económicas y sociales que son mejores que las del sistema capitalista.

Hermandad con Perú

La firma de 12 acuerdos y 92 compromisos bilaterales como colofón del V Gabinete Binacional en presencia de los mandatarios Morales y Martín Vizcarra, de Bolivia y Perú, respectivamente, reafirmó el 25 de junio en Ilo, ciudad peruana, la voluntad de ambas partes de dinamizar la agenda común.

“Nuestro deseo es que en Ilo tengamos un mega puerto de entrada y de salida para Perú, especialmente para Bolivia y Brasil, estamos proyectando una gran integración. […] es un proyecto que da mucha esperanza a una buena parte de Suramérica, a las nuevas generaciones”, afirmó el líder boliviano en su discurso.

Confirmó la cancillería de ese país que los dos gobiernos avanzan en los términos de referencia para presentar el estudio a diseño final del Corredor Ferroviario Bioceaánico de Integración (CFBI), mientras Brasil ratificó su interés por participar en el proyecto, denominado el Canal de Panamá del siglo XXI.

De acuerdo con datos oficiales, el CFBI comenzará en el puerto brasileño de Santos, sobre el Atlántico, ingresará en Bolivia por Puerto Suárez, atravesará los municipios de Montero y Bulo Bulo, saldrá a Perú por el denominado Hito 4 y concluirá en Ilo, en un itinerario de 3 mil 755 kilómetros de vías.

En su discurso, el primer mandatario indígena del Estado Plurinacional consideró que esta obra traerá movimiento económico y constituye el desafío de esta generación.

Subrayó el gobernante los avances en los entendimientos rubricados hasta el presente con el gobierno peruano en materia de comercio, energía y producción.

Vizcarra, por su parte, explicó a la televisión boliviana que entre los acuerdos se dio prioridad al uso racional de los recursos hídricos, para lo cual las partes determinaron otorgar un plazo de 90 días para “cambiar la institución del lago Titicaca que no está sirviendo como apoyo y soporte para la toma de decisiones”.

Informó que Lima ya tomó acciones para descontaminar el agua y está en proceso la adjudicación de 10 plantas de tratamiento de líquidos residuales, al igual que las autoridades del país vecino.

Las partes pactaron diversas formas de trabajo conjunto en Seguridad y Defensa para combatir la delincuencia internacional y el crimen organizado.

Sobre la base del “respeto a las culturas”, Bolivia y Perú analizaron la posibilidad de articular la prestación de servicios de salud en la línea fronteriza, se informó.

En relación con la creación de infraestructuras, las naciones vecinas ratificaron el compromiso de construir una carretera que unirá a La Paz con Tacna, Ilo y se extenderá a la amazonia con el objetivo de comunicar a las poblaciones fronterizas de Extrema y San Lorenzo.

Tres acuerdos referidos a integración energética fueron suscritos para mejorar el suministro y distribución de gas en el altiplano peruano y el boliviano, separados por la línea fronteriza.

Vizcarra explicó que uno de estos entendimientos facilitará la comercialización con una disminución del costo del hidrocarburo para familias y hogares, mientras que otro propiciará que el gas boliviano que llega a la frontera en Desaguadero sea en red y tubería para las comunidades aledañas asentadas en territorio peruano.

Reiteró el gobernante que su país no renuncia a la posibilidad de contar con un gasoducto procedente de Bolivia.

Exportación de electricidad

La viceministra de Relaciones Exteriores boliviana María del Carmen Almendras, en tanto, explicó a la prensa que en lo concerniente a integración energética la agenda bilateral incluye la exportación de electricidad a la parte peruana.

“Bolivia, como lo ha dicho el presidente Morales, es el centro energético de la región –sostuvo la vicetitular–, no sólo porque posee reservas importantes de la misma, sino porque está en condiciones de satisfacer la demanda que los Estados tienen.”

Agregó Almendras que su país pasó de ser una nación que incluso tenía riesgo de déficit a tener un superávit, y hoy está ofreciendo la interconexión, sobre todo a las zonas aledañas a las fronteras bolivianas.

Significó que el asunto del comercio avanza porque Bolivia está en una etapa de industrialización de los recursos naturales, y expuso como ejemplo que el flujo de mercaderías por el puerto de Ilo creció en alrededor del 20 al 30 por ciento, según datos de la Administración de Servicios Portuarios Bolivia (ASPB).

Sobre la base presupuestos integracionistas y por encima de las concepciones políticas, Morales y su par paraguayo, Mario Abdo, encabezaron el 12 de junio en La Paz, el Encuentro Presidencial y I Reunión de Gabinete Ministerial Binacional Bolivia-Paraguay.

Durante el encuentro, ambos resaltaron la significación de esa fecha, coincidente con la conmemoración del aniversario 84 de la firma del Protocolo de Paz que puso fin a la Guerra del Chaco, por lo cual se comprometieron a continuar fortaleciendo aún más los lazos de amistad entre los dos países.

Los gobernantes destacaron la excelente relación bilateral que se caracteriza por el respeto, la complementariedad y los profundos lazos históricos de hermandad entre ambas naciones, la cual se refleja en los últimos encuentros de Alto Nivel, según una declaración conjunta rubricada.

Coincidieron en la importancia de la incorporación del Estado Plurinacional al Mercado Común del Sur (Mercosur), y al respecto el mandatario paraguayo abogó por la pronta culminación del proceso de ratificación del Protocolo de Adhesión de Bolivia como miembro pleno del bloque.

De acuerdo con el texto, las partes reafirmaron la vigencia de los derechos reconocidos en la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar a favor de los Estados sin litoral marítimo, lo cual constituye un espaldarazo a las aspiraciones del pueblo boliviano de una salida oceánica.

Morales y Abdo ponderaron la participación de ambas partes en los procesos regionales de integración, entre otros, en la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que comprende la común unión de 33 Estados soberanos.

En tal sentido, el Presidente visitante destacó el papel de Bolivia como ocupante de la Presidencia Pro Tempore durante 2019.

Ambos mandatarios elogiaron la proclamación por Naciones Unidas de 2019 como “Año Internacional de las Lenguas Indígenas”, el cual tiene como objetivo llamar la atención sobre la pérdida de estos idiomas y la necesidad de conservar, revitalizar y fomentar este patrimonio nacional e internacionalmente.

Los mandatarios se congratularon por la reactivación del Mecanismo de Diálogo denominado 2 + 2, con la participación de los ministros de Relaciones Exteriores y de Defensa, realizado después de 9 años y que permitió generar una agenda de interés común en materia político-diplomática, de seguridad y defensa.

Según la declaración conjunta, esas pláticas aportaron importantes compromisos que consolidan los principios de transparencia y confianza mutua entre las Fuerzas Armadas de ambos países.

Otro punto de mucho interés para Bolivia fue la ratificación de la importancia de la libre navegación y circulación de mercaderías por la Hidrovía Paraguay-Paraná, así como el acuerdo de fortalecer la coordinación y cooperación en los órganos del Acuerdo de Transporte Fluvial, con el objetivo de garantizar la facilitación del comercio y las mejores condiciones de navegación.

Añade el documento que las partes coincidieron en seguir fortaleciendo el intercambio de experiencias y la vinculación entre organizaciones públicas y privadas de ambos países, así como impulsar acciones conjuntas para optimizar las condiciones de navegación, de operatividad del transporte fluvial y de servicios portuarios, para aprovechar el gran potencial de complementación económica y de oportunidades de negocios en este sector.

Sobre este particular, los mandatarios elogiaron la realización de la Conferencia Internacional Integración de Bolivia al océano Atlántico, a través de Puerto Bush y la Hidrovía Paraguay-Paraná, realizada 30 y 31 de mayo en la ciudad de Santa Cruz de la Sierra. En ella, expertos en esta materia y del sector empresarial expusieron alternativas para el desarrollo portuario y la integración efectiva por dicho sistema fluvial.

Otro tema destacado por Morales y Abdo fue el Primer Encuentro Empresarial Boliviano-Paraguayo para el Desarrollo y Complementariedad de Nuestros Pueblos, realizado el 11 de junio en La Paz.

En este foro las autoridades gubernamentales y los representantes de gremios empresariales reafirmaron su compromiso con el fortalecimiento de las relaciones económicas, el crecimiento y la diversificación del intercambio comercial en sectores como el industrial, hidrocarburos, turismo, ganadero, agrícola, de transportes, infraestructura y logística.

Otro acápite mencionado en el documento fue la participación activa del sector empresarial y, en especial, de las micro, pequeñas y medianas empresas en la rueda de negocios llevada a cabo en el contexto del mencionado encuentro.

Los avances realizados por ambos países en la implementación de la Gestión Integrada de los Recursos Hídricos en la Cuenca Transfronteriza del Río Pilcomayo ocuparon la atención de los dos líderes y reafirmaron su compromiso para continuar fortaleciendo el trabajo conjunto, en beneficio de sus poblaciones, sobre la base de acuerdos que contemplen el uso equitativo y sostenible del agua y promuevan de manera eficiente su conservación.

Al abordar la cuestión hídrica, las partes reconocieron la importancia que tiene la zona conocida como el Pantanal como uno de los mayores ecosistemas de agua dulce del mundo y uno de los más productivos.

De manera coincidente con los 81 años de la firma del Laudo Arbitral mediante el cual se definieron los límites entre ambos Estados y los 10 años de la firma de la Memoria Final de la Comisión Mixta Demarcadora de Límites Bolivia Paraguay/Paraguay-Bolivia, ambas partes subrayaron la importancia de los esfuerzos por consolidar el Límite Internacional, en un mediano plazo, lo cual fortalecerá los lazos de hermandad entre ambos pueblos, según el texto publicado.

Al mismo tiempo, las partes expresaron su convicción y compromiso institucionales de que la frontera binacional resulte una zona de integración económica, social y cultural.

De manera explícita, Bolivia y Paraguay se congratularon por los avances sobre integración energética entre ambos países y acordaron continuar profundizando esta área.

En particular, destacaron los trabajos para el desarrollo de un estudio de factibilidad para la construcción del gasoducto Héroes del Chaco, entre Villamontes y Asunción. Asimismo, celebraron la alianza estratégica con miras a desarrollar la exploración y explotación en la cuenca Chaco-Paranaense para el fortalecimiento de la comercialización de hidrocarburos y el intercambio de conocimientos, tecnologías y experiencias en el sector.

Un acuerdo importante fue el de continuar trabajando para desarrollar la conectividad entre ambos países a través de los Corredores Bioceánicos, Carreteros, Ferroviarios y Fluviales, y otras obras de infraestructura física que faciliten la circulación de personas y bienes. Las partes enfatizaron en el rol estratégico para Suramérica del Proyecto Corredor Ferroviario Bioceánico de Integración (CFBI), como promotor del desarrollo socioeconómico y el fortalecimiento del comercio exterior en esta región.

Morales y Abdo instruyeron realizar los mayores esfuerzos para avanzar en su concreción y convinieron efectuar una próxima reunión del Grupo Operativo Bioceánico, a fin de revisar los Términos de Referencia del Estudio de Factibilidad, en lo referente a inversión.

Una y otra parte ratificaron el compromiso de profundizar los lazos de cooperación en materia energética, y eléctrica en particular, por lo que expresaron interés en la pronta conclusión del Estudio de Viabilidad Técnico Económico para la Interconexión entre los Sistemas Eléctricos de ambos países. Coincidieron Bolivia y Paraguay en la importancia de mancomunar esfuerzos en el establecimiento de una integración tecnológica regional que propicie el desarrollo de un ecosistema digital sostenible e inclusivo y el acceso masivo a las tecnologías de información y comunicación y de los servicios de Internet.

Saludaron los mandatarios la reciente suscripción del Memorándum de Entendimiento para la Cooperación Policial, que permitirá perfeccionar y optimizar la lucha contra la delincuencia organizada transnacional.

Con respecto del tráfico ilícito de estupefacientes y sustancias sicotrópicas, las partes se comprometieron a impulsar la cooperación mutua para enfrentar este flagelo de manera conjunta. En materia consular y migratoria, Bolivia y Paraguay resaltaron la importancia de constituir en breve un mecanismo de diálogo, que permita atender de manera pronta y efectiva las necesidades y dificultades de sus connacionales residentes en el exterior.

Los jefes de Estado coincidieron en la importancia de reactivar el Comité de Frontera Bolivia-Paraguay y de convocar, con brevedad, a la próxima reunión en aras de profundizar la integración fronteriza entre ambos pueblos.

Un aporte de esta reunión fue la adopción del Plan de Acción de La Paz y la suscripción de instrumentos en materia de desarrollo de las relaciones económicas y comerciales; cooperación entre ministerios de Defensa y de Justicia; Tecnologías de la Información y Telecomunicaciones.

Asimismo, fueron suscritos entendimientos de cooperación entre Agencias Espaciales; Lucha contra la Trata de Personas y Delitos Conexos; contra el Tráfico Ilícito de Drogas e Intercambio de Información Migratoria, entre otros.

Adicionalmente, se suscribieron convenios entre representantes del sector privado de ambos países en áreas como ganadería, logística, transporte fluvial, comercio e industria.

Los mandatarios anunciaron que el Encuentro Presidencial y II Reunión de Gabinete Ministerial Binacional se realizará en Paraguay, en una fecha todavía no precisada.

Jorge Petinaud Martínez/Prensa Latina

[INVESTIGACIÓN] [LÍNEA GLOBAL]