Autor:

Sólo alrededor de 995 kilómetros de costa son los que están afectados por la llegada del sargazo, indicó esta mañana el secretario de Marina, José Rafael Ojeda. Porque ni es todos los días ni es en todas las playas, señaló.

En la conferencia de prensa celebrada en Quintana Roo, el presidente Andrés Manuel López Obrador minimizó el tema e invitó a los turistas a visitar las playas del estado, porque “lo del sargazo es un asunto menor”. Y lo comparó con la recolección de basura de la Ciudad de México, pues el sargazo apenas representa entre el 3 y el 8 por ciento de las 13 mil toneladas de desechos que se generan en la capital.

El mandatario dijo que tiene la seguridad de que se va a resolver el asunto. En el pasado no se preocupaban realmente por este problema: “de manera irresponsable se declaraban emergencias, alertas, porque de lo que se trataba es que pudieran contratar sin licitación y hacer negocio con el problema: eso ya se terminó”.

Por su parte, el almirante José Rafael Ojeda informó que se tiene un presupuesto de 52 millones de pesos para atender el tema del sargazo. “No vamos a comprar sargaceras ni vamos a licitar a empresas que pongan barreras porque eso no sirve; vamos a construir, [porque] en la Secretaría de Marina tenemos astilleros, tenemos ingenieros, ya tenemos un diseño de una sargacera [buque destinado a la recolección de la macroalga] muy parecida a la que hay en el mercado”.

El secretario indicó que los barcos especializados se tendrán en cascada dentro de 2 meses y con ello se está generando ahorros, porque si se compraran tienen un costo de 15 millones de pesos, pero hacerlos costará entre 6 y 8 millones.

El almirante también criticó que “en el sexenio pasado todo era contratos y todo era componenda y no se resolvió”. Y agregó que el problema del sargazo no es recogerlo, es qué se hace con él. Indicó que hay cuatro tiraderos en Quintana Roo que no necesariamente manejan de forma correcta esa contaminación.

Para el secretario de Marina, en 2 años ya se puede tener un trabajo serio como país en torno al destino que se le dará a esa macroalga.

Nancy Flores