Autor:

La Secretaría de Educación Pública (SEP) planea que, en 2022, los libros de texto gratuitos para estudiantes de nivel básico sean electrónicos, reveló a Contralínea el subsecretario Juan Pablo Arroyo Ortiz.

Entrevistado al término de su participación en el IV Encuentro de Jóvenes de la Alianza del Pacífico, el funcionario aclaró que también se seguirán imprimiendo algunos ejemplares de pasta gruesa y delgada.

El proyecto va  a tardar de 2 a 3 años, indicó, pues se necesita diseñar nuevos contenidos. “Tenemos que preocuparnos en entregar el libro de papel a las comunidades que no les llega internet; eso [el libro digital] es modernizarse y ponerse al tiempo de lo que está pasando en la sociedad. Ya hay nuevas tecnologías y formas de acceso, que al mismo tiempo ayudan a actualizar más ágilmente los contenidos”.

Los libros electrónicos se planean para los estudiantes que tienen acceso a dispositivos móviles con conexión a internet, como las tabletas; los impresos de pasta gruesa son para los alumnos que viven cerca de la escuela; y los de pasta delgada, para los que viven en comunidades rurales alejadas de las escuelas y sin acceso a internet.

“No nos limitamos a una sola opción: el reto se hace cada vez más complejo porque nos hemos comprometido en dar educación pluricultural y eso implica producir libros en lenguas indígenas; es un gran esfuerzo que hay que empezar a hacer ya”, comentó.

Esta producción de libros tomará en cuenta las necesidades de los alumnos, así como el espacio geográfico en que estudian y viven, ya sea en el ámbito rural o urbano, detalló el subsecretario de Educación Media Superior.

Además del idioma español, dijo, la SEP busca publicar los libros de primero a tercer grados de primaria en siete lenguas indígenas: náhuatl, otomí, mixteco, zapoteco, mixe, rarámuri y tzeltal.

Al cuestionarlo sobre las denuncias de padres de familia en redes sociales respecto de que en las primarias y secundarias están solicitando devolver los libros ahora que cierra el ciclo escolar para que los estudiantes de otras generaciones los reutilicen, el funcionario aseguró que en agosto se tendrán libros de texto nuevos en todas las escuelas.

El subsecretario abundó que la reutilización de los libros forma parte de un proyecto, por eso se harán más resistentes [de pasta gruesa] y tengan una vida de 2 o 3 años, lo cual generará un ahorro al país y hará que los libros se compartan y sean propiedad de la escuela. “Actualmente los libros quedan arrumbados y le serían útiles a otros niños, esa es la idea”.

El subsecretario observó que “hay que pensar en las desigualdades de este país, por eso en el medio rural hay que ofrecer los libros que se pueden llevar a casa, en el medio rural el libro es muy importante para el papá, para la madre, para los hermanos”.

Isaac Hernández