Autor:

En el marco de las platicas sostenidas entre funcionarios mexicanos y estadunidenses para atender el fenómeno migratorio hacia Estados Unidos, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, informó al secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón, sobre las aprehensiones de migrantes en la frontera Sur de aquel país, que de abril a mayo de 2019 aumentaron en un 32 por ciento al pasar de 44 mil detenciones a 144 mil.

Así lo indicó Ebrard Casaubón en el informe entregado al Senado de la República, donde también señala que del registro de los 144 mil, Pence indicó que “alrededor de 100 mil personas eran menores no acompañados y familias”.

Pence también dijo a Ebrad que la intención de Estados Unidos es que México suscriba un Acuerdo de Tercer País Seguro para que los solicitantes de asilo que llegan al país vecino sean devueltos a México, “por haber transitado por nuestro país. El vicepresidente Pence se dijo convencido de que un acuerdo de este tipo, como el que existe entre la Unión Europa y Turquía, tendría un efecto inmediato de disminución del número de personas que llegan a Estados Unidos de manera irregular a solicitar asilo. Insistió además que ante el número tan elevado de aprehensiones en el mes de mayo, era necesario hacer más, como suscribir un acuerdo bilateral”, dice el documento.

En tanto, el secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo señaló a la delegación mexicana —integrada por la secretaria de Economía, Graciela Márquez, la embajadora Martha Bárcena, el consultor jurídico Adjunto, Alejandro Celorio, el canciller y funcionarios de la Secretaría de Relaciones Exteriores—, que “que es necesario reducir el número de migrantes que llegan a Estados Unidos”.

Los funcionarios estadunidenses enfatizaron la importancia que tiene este Acuerdo para el presidente Donald Trump e indicaron que de no obtener “avances significativos”, estaba decidido a imponer los aranceles a los productos mexicanos como lo había programado, es decir: iniciar con el 5 por ciento hasta llegar al 25 por ciento.

Ebrard Casaubón detalló al Senado los ocho puntos básicos de su argumento a la cúpula política de Estados Unidos:

  1. Externar que el Gobierno de México ha ejecutado diversas acciones para responder al flujo irregular de personas, pero entiende que hay más que ambos países podrían hacer para evitar el incremento en el número de migrantes que transitan por México de manera irregular.

  2. Señalar que las acciones del Gobierno de México han dado buenos resultados. Se ha logrado una mejor coordinación entre instituciones del Gobierno Federal y se han desplegado más elementos de la Policía Federal y del Instituto Nacional de Migración (INM) para ordenar el tránsito de migrantes.

  3. Señalar que se están persiguiendo a las redes de traficantes de personas.

  4. Informar sobre el despliegue gradual de cerca de 6,000 elementos de la Guardia Nacional en la frontera sur.

  5. Compartir también otras acciones del Gobierno Federal como la modernización de los puntos fronterizos en la frontera sur; el reforzamiento de puntos de control y revisión en carreteras y líneas férreas para prevenir el tráfico ilícito de personas; intercambio de información con las autoridades estadounidenses; ampliar la capacidad de las estaciones migratorias en el sur del país; así como la colaboración con empresas de transporte privado para evitar que sus unidades sean utilizadas para el traslado irregular de personas.

  6. Solicitar que el gobierno de Estados Unidos acelere la resolución de las solicitudes de asilo de ciertos nacionales centroamericanos que son devueltos a México.

  7. Por último, manifestar la confianza de México en que los resultados positivos de las acciones que se informaron, en conjunto con las actividades para detonar el desarrollo en Centroamérica, contribuirán a que el flujo irregular de migrantes disminuya dramáticamente.

Érika Ramírez