Autor:

El Sindicato Independiente de Académicos del Colegio de Bachilleres (SIACB) solicitó al presidente Andrés Manuel López Obrador que convoque a las autoridades de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) y del Colegio de Bachilleres para que hagan realidad la creación de un pase reglamentado entre ambas instituciones.

Los académicos requirieron que la UAM revise el plan y programas de estudio del Colegio de Bachilleres pues ?tras la eliminación y “mutilación” de materias como sociología, economía, derecho, antropología, historia universal e historia de México? el plan actual privilegia una visión “recreativa” de la educación y sobrepone la formación de habilidades socioemocionales a la educación crítica y humanística.

Estos cambios han disminuido la probabilidad de los estudiantes de ingresar a instituciones de educación superior, denunciaron.

En conferencia de prensa, demandaron que el SIACB sea incluido en las mesas de trabajo en las que se discutirán las leyes reglamentarias de la recién aprobada reforma educativa.

Asimismo, señalaron que, con la aprobación de la Ley General del Servicio Profesional Docente, los profesores han perdido la posibilidad de competir por horas de clase pues éstas “son enviadas a otros planteles o directamente a la Secretaría de Educación Pública”, contraviniendo su Contrato Colectivo de Trabajo.

Norma Angélica Lozada, profesora del Colegio de Bachilleres, señaló que los maestros padecen la desaparición de las horas vacantes. “Cada año llegan nuevos maestros que están 1 o 2 semestres y luego se van: son maestros de la reforma que entraron con el examen. Demandamos que el Colegio de Bachilleres los absorba como parte del Contrato Colectivo de Trabajo”.

Finalmente, solicitaron al presidente de la República que, conforme a sus atribuciones, nombre a un nuevo titular de la Dirección General del Colegio de Bachilleres para sustituir a Remigio Jarillo González, quien habría llegado al cargo–según dijeron– de forma irregular en febrero de 2018, gracias a la Junta Directiva de la institución.

Alba Olea