Autor:

El Instituto Nacional de Ciencia Forense (Incifo) de la Ciudad de México ofreció públicamente “su más sincera y sentida disculpa” a la familia de Lesvy Berlín Rivera Osorio, por las violaciones a derechos humanos cometidos en su agravio, cuando le realizaron la necropsia “con falta de competencia y debida diligencia”.

El director Felipe  Takajashi fue quien pidió las disculpas a nombre del Instituto, ya que el Tribunal Superior de Justicia de la Ciudad de México aceptó cumplir la recomendación 01/2018 emitida por la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, en la que se acreditó la violación a derechos humanos de la familia de Lesvy.

Takajashi aceptó que “se omitió tratar el cuerpo de Rivera Osorio con dignidad y respeto, así como realizar la necropsia con minuciosidad, con perspectiva de género y atendiendo los lineamientos de la Guía Técnica para la Elaboración de Necropsias en Caso de Feminicidio. Asimismo, llamó a concientizar sobre la necesidad de evitar que las malas prácticas se repitan, que más víctimas y familias padezcan las consecuencias “y la falta de competencia y debida diligencia de quienes intervenimos en la realización de las necropsias”.

Por su parte, Araceli Osorio, madre de Lesvy, aceptó la disculpa pública en memoria de su hija con la salvedad de que se cumpla lo declarado por el Incifo. “El día de hoy queremos sembrar para que florezca la vida, para que no haya ni una más, para que ustedes y nosotras las familias no tengamos que transitar por este camino para acceder a la verdad y a la justicia”.

En el acto, la coordinadora de la licenciatura en ciencia forense de la UNAM, Soraida García Castillo, quien fungió como testigo social, dijo que son estructurales los problemas que tienen las instituciones forenses, lo cual debe reconocerse, visualizarse y corregirse.  También externó que la muerte de Lesvy no ha pasado desapercibida, pues “su madre ha luchado incansablemente para que no sea una muerte más, sino que trascienda y que sea un ejemplo vivo de lo que no debe ocurrir”.

Irinea Buendía Cortés, madre de Mariana Lima, también víctima de feminicidio, expuso que las acciones u omisiones de los servicios forenses impactan en el acceso a la justicia, la verdad, la memoria y reparación del daño.

“El silencio, la omisión, la negligencia y la complicidad, generan filas de impunidad que niega justicia para las víctimas. La impunidad de los delitos contra las mujeres envía el mensaje de que la violencia contra las mujeres es tolerada, lo que favorece su perpetuación y la aceptación del fenómeno”, concluyó la también defensora de derechos humanos.

Isaac Hernández