Autor:

Por conflictos con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), el expresidente del Partido Acción Nacional (PAN), Germán Martínez Cázares, renunció este 21 de mayo a la Dirección General del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

A través de una carta, indicó: “Quiero decirlo lo más claro que puedo y debo: algunos funcionarios de la Secretaría Hacienda tienen una injerencia perniciosa en el IMSS y ponen en riesgo la vocación igualitaria, de justicia y, concretamente, de prestación de servicios de salud que tiene el Seguro Social”.

Agregó que, aunque el presidente Andrés Manuel López Obrador proclamó el fin del neoliberalismo, “en el IMSS algunas injerencias de Hacienda son de esencia neoliberal: ahorro y más ahorro, recortes de personal y más recortes de personal, y un rediseño institucional donde importa más el ‘cargo’ que el ‘encargo’”.

Al ser cuestionado el presidente de la República sobre esta renuncia, comentó sin sorpresa alguna que hace varios días recibió una carta de Martínez Cázares en la que le hacia saber de su renuncia, ante lo cual López Obrador señaló que los funcionarios de Hacienda tienen todo su apoyo y que sólo siguen instrucciones de austeridad que debe tener todo el gobierno federal.

En entrevista concedida previo a su renuncia, el político aseguró que más allá de una reestructura financiera, el organismo tripartita necesitaba una reforma dirigida a mejorar el servicio, la calidez y el trato humano a sus derechohabientes. También afirmó que para eso se necesita tanto voluntad como dinero.

—Cuando se federalizan los programas, lo más importante es la coordinación intersecretarial, lo más importante es la transparencia y ha dicho el secretario de Hacienda Urzúa que esto pasa por adquisiciones a nivel sombrilla en donde Hacienda verá los mejores costos, los mejores precios, mucha transparencia con los proveedores. Sin embargo, las reglas de operación de un programa de esta dimensión será muy complejo –se le cuestionó entonces.

—En la declaración del secretario de Salud [Jorge Alcocer] en Mérida [en diciembre de 2018], donde anunciamos eso [el nuevo Plan Nacional de Salud del gobierno federal], se comprometió a empujar una serie de reformas, pero lo primero es la voluntad. El sistema de salud universal se hace con voluntad.

—¿Más que con leyes, normas, reglamentos?

—Sí para blindarlos, sí para garantizarlos, pero el ISSSTE y el IMSS tenemos convenios, tenemos convenios el IMSS y los estados de la República para contar con personal en nuestros hospitales, esto necesitamos hacerlo norma y modelo con voluntad primero. Segundo, luego necesitamos dinero, quien esté atendiendo hay que pagarle porque se tiene que dar la atención y la atención cuesta, cuesta el material de curación, cuestan las medicinas, cuestan los trabajadores, cuestan los enfermeros, las enfermeras e irlo homologando. Y sí creo que la dirección del IMSS es un trabajo más de administración, más de abogados que de médicos. Yo soy el director número 22 del IMSS y 12 han sido abogados, sólo uno médico. Hay que dejar en paz a los médicos que hagan su trabajo en paz para que lo hagan bien, si lo hacen estresados por burocracia, si lo hacen estresados por norma, si lo hacen estresados por reglamento.

—Dentro de todas esas reformas que pudieran darse y el cambio que está experimentan el sector Salud, cuál podría ser la participación de la  iniciativa privada. ¿Esto puede ser viable?

—Toda la coordinación que no implique privatización, es la respuesta. No vamos a privatizar absolutamente nada y nos vamos a coordinar con quien sea para sacar del dolor en la enfermedad a los mexicanos que sea necesario, con quien sea.

—¿Cuáles son las primeras acciones que desarrolla al frente del IMSS?

—Estamos haciendo una auditoría que la recibirá el Consejo Técnico, que es el órgano de gobierno del IMSS como Consejo de Administración en las empresas. Aquí el Consejo Técnico tiene representantes obreros, un representante de la Secretaría de Hacienda, un representante de la Secretaría salud, un representante de la Secretaría del Trabajo y ese órgano lo preside el director general del IMSS.

“Por ahora, estoy viendo algo que quiero resaltar, que se los digo con toda sinceridad: he visto a trabajadores y trabajadoras orgullosos de laborar en el IMSS, eso me llama mucho la atención y sí he visto zonas de preocupación, zonas obscuras, zonas en las que se puede hacer riqueza mal habida y en las que ya estoy atendiendo el problema, pero sobre las cuales no me quiero pronunciar hasta que no tenga datos concretos. Sin embargo, eso es mucho menor a la labor generosa de muchos doctores, a la labor generosa de muchas enfermeras y de muchos trabajadores.”

—¿El IMSS se encuentra en terapia intensiva como lo mencionaron en su momento directores como Mikel Arriola? No debemos olvidar que el IMSS pasó por situaciones críticas.

—Tengo algunas señales de hacia dónde apuntar en la auditoria, hacia dónde apuntar en la fiscalización y dónde apuntar a esta primera evaluación que estamos haciendo. Yo ya lo he dicho con todas sus letras, el IMSS no está en terapia intensiva, pero sí necesita una cirugía mayor en eficiencia, en calidez, en atención. Los hospitales están saturados, hay algunas zonas realmente rebasadas, hay muchos derechohabientes que no alcanzan un lugar, una cita o que no alcanzan algún medicamento. Esa parte es la que me hace decir que sí, que el IMSS necesita una cirugía mayor y es allí en donde vamos a poner todo nuestro esfuerzo.

—En el  tema de los proveedores, la Comisión Federal de Competencia Económica junto con la OCDE señaló era posible hacer más eficientes las compras de medicamentos. En la administración pasada se tuvo un avance. ¿Podría la auditoría señalar avances en esta área?

—Yo voy a revisar todo eso, independientemente de la recomendación de  la OCDE. A mí me importa más que la recomendación de la OCDE, la recomendación más reciente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que señala la importancia de armar redes integrales de atención. Que, si usted es derechohabiente del IMSS y va al ISSSTE, le atiendan en el ISSSTE desde un principio, que, si usted tiene una emergencia y su vida está corriendo en riesgo, lo atiendan independientemente de que si es o no derechohabiente en cualquier hospital del IMSS, del sector salud.

—¿Pero entonces eso debería de pasar ya? Ese es un proyecto que se ha planteado en anteriores administraciones.

—En teoría sí y por eso estas recomendaciones de la OMS son las que me interesan. Confío en que logremos homologar todos los hospitales, en las que no esté fragmentado el servicio, en las que no haya un hospital, por un lado, un hospital por el otro con distintos modelos. Acceso universal al derecho a la salud, en una palabra. El efectivo cumplimiento del derecho a la salud, en todas las puertas de todos nuestros hospitales sin importar credo, raza, condición social, preferencia sexual, en fin. Necesitamos organizar este sistema de seguridad social porque está fragmentado, está roto y si está rota la atención, están rotos los modelos de salud, están rotos los financiamientos y allí hay ventanas de corrupción y allí hay ventanas de lo que usted dice bien que la OCDE plantea, pero es por esto, porque no estamos organizados, porque no tenemos el mismo modelo y el IMSS va a poner su grano de arena y va a cumplir las instrucciones que dice la Secretaría de Salud.

“La Secretaría de Salud y el IMSS jugamos en el mismo equipo y el capitán es el secretario de Salud [Jorge Carlos Alcocer], a quien yo admiro entrañablemente por su carácter humano, independientemente de su solidez profesional.”

—¿El Seguro Popular provocó la segmentación del sistema de salud?

—Sí y, sin duda,  a corromper. Allí está el nido de corrupción de los gobernadores de los grandes escándalos de los gobernadores.

—¿En Veracruz, por ejemplo, el robo de medicamentos?

—Gobernadores en plural. Allí está el nido de los escándalos de corrupción de gobernadores, en materia de salud de manera criminal, allí está.

¿Por qué? Porque se entregó un dinero y luego se le empezaron armar reglas de operación de manera tardía.  Aún peor, de manera tardía se empezó a rendir cuentas y con ese Seguro Popular pagaban hospitales diseñados al capricho o regalaban un terreno para que tuvieran plusvalía los terrenos ubicados a un lado del hospital que no se terminaba ni se equipaba.

“La cuenta que nadie debe perder es que, por cada 100 pesos para construir un hospital, debo tener 200 anuales para mantenerlo y operarlo en condiciones de eficiencia. Todo mundo corta listones de un hospital nuevo, pero luego quién los mantiene. Por eso los vemos desocupados, por eso no los vemos acabados, por eso los vemos con falta de equipo, por eso lo vemos con falta de medicinas, porque todo mundo quiere tomarse la foto haciendo un hospital, pero pocos se dan cuenta de lo que cuesta operarlo. Dos pesos por cada peso para construirlo operado anualmente. Cuando me dicen a mí que me hacen un hospital, pues les digo mejor yo te lo hago y tú opéralo.”

—¿ Por eso se va a diluir el Seguro Popular? ¿Se retomará en una nueva figura? Algunos analistas opinan que el modelo sí funcionó pero lo que no funcionó es todo problema de corrupción.

—Yo creo que la federalización es lo correcto, tener esta armonía, esta homologación, esto que les comento, esto de las redes para el servicio de salud.

—¿Quitando el Seguro Popular?

—Y que el Seguro Popular que era un financiamiento, financie eso ahora desde la Secretaría de Salud. Lo tendrá la Secretaría de Salud no el IMSS.

—Es decir, ¿la gente que ya estuvo dentro del Seguro Popular se queda dentro de este sistema, dentro de esta cobertura?

—Y lo tendrá la Secretaría de Salud no el IMSS. El IMSS tiene un IMSS que atienda a población abierta, a no derechohabientes de manera gratuita, que tiene cerca de 4 mil puntos de clínicas o unidades móviles en todo el país, ese IMSS es un programa que tiene 40 años que empezó con López Portillo y que, actualmente, está en casi todo el país, no está en Quintana Roo, no está en Tabasco, no está en Colima, no está en Aguascalientes pero en todos los demás estados hay presencia de ese IMSS que atienden a no derechohabientes de manera gratuita, ese IMSS es el que puede recibir una parte del Seguro Popular y ahí es como participa el IMSS en esta transformación del Seguro Popular, pero el Presidente ha dicho claramente que el IMSS no entra al sistema universal de salud. Así que se refiere al IMSS ordinario, al IMSS tripartita, al IMSS de cuatro órganos patronales, salvo en emergencias que pongan en peligro la vida de las personas.

—El Seguro Social tiene tres seguros el de vejez,  el de maternidad y el de cesantía y muerte. ¿Cómo se mantendrán estos seguros mientras se cambian muchos aspectos de la operación para hacerlo más eficiente?

—Lo universal es acceso a los servicios de salud, lo otro es un seguro eso no está en juego, eso está aparte. Cuando hablamos de universalización, no hablamos de la universalización de la seguridad social, hablamos de universalización del acceso a la salud, esto es importante.

—Germán, respecto a las cuotas, una reforma a la Ley del Instituto Mexicano del Seguro Social, permitió este esquema de outsourcing, que está de alguna manera en el sub registro de muchas cuotas, que trabajadores están acá registrados con un salario mínimo cuando tienen otro ingreso. ¿Esa es un área de oportunidad?

—Sí.

—¿Cómo lo ven ustedes? Porque eso también permitió que aumentara el número de trabajadores registrados.

—Sí me preocupa la precariedad laboral, me preocupa la simulación. Hay mecanismos de empleo temporal legal, que tienen que cubrir la seguridad social.  El carpintero que va a su casa un día, pude tener un riesgo de trabajo ahí pero que se cubre, la empresa cubre quien lo contrata, eso es lo correcto digamos, pero hay esquemas de simulación fiscal, de simulación, de las que no quiero pronunciar.

—Yo quisiera preguntarle sobre la subrogración de servicios en sectores como el minero, en donde las empresas han construido hospitales para ofrecer directamente el servicio de salud.

—En Cananea tiene el suyo. En Santa Elena

—Pero hay empresas canadienses que se quejan después de que se les aplicaron nuevas contraprestaciones por la extracción de los metales preciosos, de que tenían que sostener los hospitales, de que tenían que dar todo este tipo de servicios. ¿Qué evaluación puede hacer el IMSS respecto a la atención que han estado dando estos sectores?, es el mismo caso del sector bancario.

—Voy a poner mucha atención con los mineros por varias razones porque aprecio a Napoleón Gómez Urrutia, pero eso es un tema personal de ahora. Podré atención a este sector porque son socios fundadores del IMSS.

—¿Pero parece que se les dejo a un lado con estos acuerdos de subrogación?

—A eso es a lo que voy, yo voy a recuperar los mineros. El IMSS necesita efectivamente acercarse más a los mineros. Yo voy a cerrar esa brecha con los mineros, insisto, porque son fundadores del Instituto Mexicano del Seguro Social. Además porque creo que son de los grupos de trabajadores que más riesgo corren en sus empleos.

—Si los graduamos como se deben graduar, los riesgos de trabajo aquí en el tabulador, los mineros tienen eso, por supuesto que estoy hablando de casos como Pasta de Conchos, por supuesto que estoy hablando de muchos que arriesgan su vida en condiciones de inseguridad, en condiciones de poca certeza.

—¿Cómo se les ha atendido estos años?

—Yo no tengo una evaluación general ahora pero lo que si tengo es un compromiso de atenderlos sin distingo, sin privilegio, pero con especial consideración por la lejanía que han tenido. Insisto, yo voy acercar el IMSS a los mineros.

—¿Qué nos puede decir en materia de prevención?

—Es criminal, me irrita, me enoja que seamos el primer lugar en el mundo en obesidad infantil, eso quiere decir que vamos a los primeros lugares en diabetes. No necesito ser médico para afirmar lo que le acabo de decir y eso genera uno de los padecimientos más costosos por la hemodiálisis en el IMSS, eso ya lo tengo claro. Entonces, en atención primaria, en prevención, en la escuela y desde niños tenemos que cambiar porque esto no lo vamos a remediar con dinero, no habrá dinero que alcance. Por eso le digo que no, el dinero no lo es todo. Aquí necesitamos unirnos con la Secretaría de Educación Pública, aquí necesitamos unirnos con las guarderías, aquí necesitamos unirnos con padres de familia y aquí necesitamos el esfuerzo de las empresas que se han hecho ricas con la diabetes.

Claudia Villegas