Autor:

De los desgobernadores, donde ya hay hasta de Morena (Veracruz, Morelos, etcétera) y del PRI y del PAN (Sinaloa, Chihuahua), el nombre de Javier Corral Jurado puede ser el más sobresaliente, ya que es el “señor de horca y cuchillo”, al controlar el poder judicial de la entidad, a fin de someter a su imperio autoritario y déspota a quienes debido a sus intereses creados y componendas, han convertido en sus víctimas. Eso es lo que persiste en el caso de Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, ya sentenciado a 3 años de prisión; y a quien arbitrariamente sacó de la jurisdicción federal y de Coahuila para tenerlo, primero encarcelado, y ahora atado a un grillete moderno al tobillo, mientras sigue en libertad condicional.

Mientras tanto le fue fabricando interminables delitos para ampliar el peculado de que lo acusa y que la defensa de Gutiérrez Gutiérrez ha desbaratado. Es por eso que, ahora, éste y su abogado han publicado el enésimo SOS buscando impedir la interminable persecución de Corral Jurado. Es una petición de auxilio a la Fiscalía General de la República y a la Suprema Corte, fundamentando su competencia procesal y jurisdiccional para que estas instancias ejerzan sus facultades ante los abusos que está llevando a cabo Corral Jurado, al haber impedido que los órganos federales conozcan del caso.

La publicación contra este desgobernador panista apareció en la prensa escrita (Reforma y La Jornada, 13 de mayo de 2019), dirigida a la opinión pública, al Fiscal General y al presidente de la Suprema Corte, donde el abogado defensor expone el despotismo y abusos de ese nefasto personaje, empeñado en mantener ad perpetuam un espectáculo seudojudicial para seguir alimentando su venganza panista. En dicha publicación los firmantes argumentan: “Pedimos respetuosamente al fiscal general Alejandro Gertz Manero, a la comunidad jurídica y, en general a la sociedad mexicana, para que no se dejen confundir ni sorprender con el pobre discurso de un político en aprietos, que tiene como costumbre abusar, abusiva y absolutamente del poder público que le fue otorgado como titular ejecutivo de Chihuahua, y quien ante la baja popularidad de aceptación que le manifiestan sus gobernados (cerca del 10 por ciento), con actos desleales e infames busca desesperadamente recobrar un poco de la credibilidad perdida”.

Quitarle al desgobernador Corral el caso de Alejandro Gutiérrez Gutiérrez, para que lo conozca jurídicamente la Fiscalía General, tanto como la Suprema Corte por los amparos desatendidos por Corral, es la petición para que imputado fuera juzgado imparcialmente; es una demanda de auxilio, ante los abusos de un desgobernador empeñado en hacer valer su venganza, violentando el derecho positivo que garantiza justicia imparcial y legal; y no “justicia” personal para los ciudadanos. Lo que ha estado llevando a cabo Javier Corral Jurado es corrupción judicial, corrupción política y corrupción autoritaria. Era preciso detenerlo para que sus arbitrariedades ya cometidas pudieran ser salvadas por el imperio de la ley, como la única voluntad para decidir lo que el desgobernador logró con su sentencia de 3 años de prisión a Gutiérrez Gutiérrez.

Álvaro Cepeda Neri

[OPINIÓN] [CONTRAPODER]