Autor:

El director General de Petróleos Mexicanos (Pemex), Octavio Romero Oropeza, dijo que una constante que hubo en las administraciones anteriores de la empresa productora del Estado y del gobierno federal fue el “crecimiento sin precedentes de su deuda”, que ya rebasó los dos billones de pesos.

En la conferencia de prensa del presidente Andrés Manuel López Obrador, el funcionario expuso que en 2013 el endeudamiento de Pemex ascendía a 841 mil millones de pesos, y para el cierre de 2018 el saldo de la deuda se había incrementado hasta poco más de dos billones de pesos; es decir, en cinco años y bajo la administración de Enrique Peña Nieto al frente del país, “hicieron crecer la deuda de Pemex a una tasa promedio de 17.2 por ciento anual”.

En contraste, añadió, en poco más de cinco meses de la actual administración se ha logrado un desendeudamiento neto de 18 mil millones de pesos

Por ello, y tras cinco meses de negociaciones, Pemex llegó a un acuerdo para refinanciar una parte de su deuda, con tres de las principales instituciones bancarias internacionales: JP Morgan, HSBC y Mizuho Securities.

En Palacio Nacional estuvieron los banqueros: Felipe García Moreno, presidente y director general de JP Morgan en México; Nuno Matos de Macedo, director general del grupo financiero HSBC, Gerald Rizzieri, presidente y director general de y Mizuho Securities.

El trato consiste “en el refinanciamiento de deuda por un monto de dos mil 500 millones de dólares, más la renovación de dos líneas de crédito revolventes hasta por cinco mil 500 millones de dólares. En ambos casos con una ampliación de tres a cinco años de plazo”, explicó el titular de Pemex.

Destacó que la operación bancaria “es la más grande de una empresa de energía en América Latina, así como la operación bancaria más grande en la historia de Pemex”.

Érika Ramírez

 

Leave a Reply