Autor:

Este viernes 10 de mayo, decenas de personas se reunieron en la Plaza de la Purísima, en el Centro de Monterrey, en el marco de la “Marcha en memoria de las madres de personas desaparecidos que murieron sin encontrar a sus hijos”.

De acuerdo con la organización Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos, AC (CADHAC), en la manifestación se conmemora la memoria de cinco madres de hijos desaparecidos fallecidas: su labor constante de búsqueda y el dolor de no saber el paradero de sus hijos les ocasionó un desgaste físico y emocional que fue deteriorando su salud, asegura en un comunicado.

Asimismo, señala que la prioridad en estos momentos es continuar con la búsqueda de los hijos de las madres que fallecieron sin encontrarlos.

La movilización fue convocada por la Agrupación de Mujeres Organizadas por los Ejecutados, Secuestrados y Desaparecidos de Nuevo León y por CADHAC, y contó con la compañía del representante Alán García, de la Oficina en México de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

La marcha finalizó en las afueras de las oficinas de la Fiscalía General de Justicia de Nuevo León, donde los manifestantes sostuvieron una conversación con el titular de esa dependencia, Gustavo Guerrero, quien asumió el compromiso de continuar con la búsqueda de las víctimas de la mano de la Comisión Internacional sobre Personas Desaparecidas y la CADHAC.

De igual forma, en las principales ciudades del país se congregarán las madres de las más de 40 mil personas desaparecidas, bajo el lema “10 de mayo, nada que celebrar”,  para exigir justicia y conocer el paradero de sus hijos.

Lauren Franco