Autor:

La Secretaría de Educación Pública (SEP) y la Comisión Nacional de Libros de Texto Gratuitos (Conaliteg) lanzaron una campaña publicitaria en medios de comunicación para informar que los profesores de secundaria pueden elegir los libros de texto gratuitos que requieren para el próximo ciclo escolar, pese a que la producción aún no ha iniciado.

La campaña mediática se da a pesar de la crisis interna, derivada del atraso de 8 meses en la producción de 220 millones de ejemplares, que mantiene detenidas a las imprentas privadas a escasos 3 meses del comienzo de clases.

Como ha venido informando Contralínea, en días recientes la Secretaría de Hacienda y Crédito Público informó a la SEP que se dejarán de imprimir 40 millones de libros de texto gratuitos para generar ahorros.

La medida sorprendió a la autoridades educativas que estaban inmersas en resolver el tema de los tiempos, pues por ese retraso de 8 meses se estima que los ejemplares lleguen hasta noviembre de 2019 a las escuelas más apartadas en el país. Ello, porque apenas se adjudicaron cinco contratos para imprimir alrededor de 12.5 millones de libros y hasta inicios de mayo no se ha impreso ningún libro en las empresas privadas: sólo los talleres del gobierno –con escasa capacidad– han empezado la producción.