Autor:

En México, 285 infantes y adolescentes han sido asesinados en los primeros tres meses de 2019; es decir, a diario ocurren 3.2 homicidios contra menores de edad. Datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública revelan que el primer trimestre ha sido el más violento, pues fueron asesinadas 8 mil 493 personas, 9 por ciento más que el primer trimestre de 2018, que había sido el más violento en su momento.

Ante los hechos ocurridos en Minatitlán, Veracruz, en donde fueron asesinadas 13 personas –entre ellas un niño–, y los ocurridos en Comalcalco, Tabasco, donde  fueron asesinadas dos mujeres y lesionados con arma de fuego un bebé y un infante, la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim) expresó su indignación ante la violencia armada que se vive en el país.

Asimismo, reiteró la obligación del Estado mexicano de atender las recomendaciones del Comité de Derechos del Niño de la Organización de las Naciones Unidas, que en 2011 y 2015 le urgió a cambiar la estrategia de lucha contra el crimen organizado por el alto impacto negativo en la niñez mexicana.

También apuntó en un comunicado que urge atender el llamado de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en su informe Infancia, violencia y crimen organizado para afrontar la actual crisis de derechos humanos.

La Red por los Derechos de la Infancia lleva 1 década documentando y exigiendo el reconocimiento de los impactos negativos de la violencia armada en la niñez, sin tener hasta el momento una respuesta institucional seria, indica. Por ello, solicita al presidente Andrés Manuel López Obrador construir de forma colectiva una política de Estado basada en la lucha contra la impunidad, la construcción de paz y el acompañamiento de organismos internacionales de derechos humanos, que prevenga y frene la violencia armada.

Isaac Hernández