Autor:

México pierde 43 mil millones de pesos al año a causa de los delitos de  contrabando y piratería, según la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes (Anpec). Datos de la Cámara Nacional de la Industria de la Transformación (Canacintra) refieren que el país ocupa el cuarto lugar a nivel mundial en dichos delitos, y el primero en América Latina.

La piratería y el contrabando, aunados al empleo informal y la inflación del 0.39 por ciento –registrada en marzo– han provocado que los precios de productos agropecuarios y energéticos aumenten, tales como:  el aguacate, la cebolla, el limón, la gasolina y el diésel, aseguró la Anpec.

En este sentido, indicó que el reto para el país “es gigante, por la evasión fiscal que generan la piratería y el contrabando”. Estos dos delitos dañan la economía de las empresas formales, afectan a productores, empresarios y titulares de propiedad intelectual.

Aun cuando el salario mínimo tuvo un incremento del 16.21 por ciento a nivel nacional, las condiciones laborales en México han ocasionado que el 52 por ciento de los habitantes trabajen en el mercado informal. En el primer trimestre del nuevo gobierno, éste representa hasta el 30 por ciento del producto interno bruto, cifra que puede elevarse siendo un retroceso en materia laboral, indica la Anpec en un comunicado.

Cuauhtémoc Rivera, presidente de la Alianza Nacional de Pequeños Comerciantes, expresó que es urgente retomar el control de las fronteras e impedir que entren a la nación artículos pirata y de contrabando. También exigió que se garantice la seguridad carretera, pues en 2018 y lo que va de 2019, se han registrado al menos 5 mil 583 carpetas de investigación por denuncias de robo a transporte de carga en todo el país.

Rivera también externó que el país necesita caminar hacia la formalidad, por lo que se debe combatir el contrabando y la piratería, se debe de terminar con la impunidad del mercado negro y generar empleos bien remunerados que impidan el crecimiento de las actividades ilícitas.

Finalmente, el comunicado de la Anpec reitera que terminar con el mercado negro es de vital importancia, en sentido opuesto a los planteamientos que sugieren elevar los impuestos municipales como el predial, el regreso del cobro de la tenencia vehicular y el incremento del impuesto especial  sobre producción y servicios a las gasolinas y productos de alto consumo.

Isaac Hernández