Autor:

Contraviniendo instrucciones presidenciales, la Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios –dependiente de la Secretaría de Agricultura– sometió a concurso dos direcciones generales (nivel K) con sueldos superiores en 9.7 por ciento respecto de lo estipulado en el Presupuesto de Egresos.

La Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios (Aserca) emitió dos convocatorias para concursar a puestos administrativos de dirección que rebasan en 9.7 por ciento los sueldos marcados en el Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2019.

Dependiente de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), la Agencia fijó una percepción bruta de 132 mil 312.96 pesos al mes para quien obtenga el cargo de coordinador general de administración de riesgos de precios, según consta en la convocatoria pública y abierta 1/2019. El nombramiento se encuentra adscrito al nivel administrativo K31, y se identifica como dirección en jefe.

No obstante, según el plan de austeridad del presidente Andrés Manuel López Obrador, esa plaza tiene una percepción bruta de 116 mil 546 pesos, según el PEF 2019. El código de referencia para este puesto es el 08-F00-1-M1C029P-0001193-E-C-T, y su sede es en la Ciudad de México.

Bajo la dirección de Arturo Puente González, Aserca solicita como requisitos para ocupar ese puesto que el ganador cuente con posgrado en agronomía, contaduría, matemáticas, actuaría, administración, economía, finanzas, relaciones internacionales o comercio internacional, y estar titulado.

Otra de las plazas a las que convoca Aserca con sueldo privilegiado es la de director general de planeación y desarrollo de productos pecuarios tropicales, bajo el código 08-F00-1-M1C026P-0001028-E-C-T y en el nivel administrativo K11.

Con sede en la Ciudad de México, éste tendrá una remuneración mensual bruta de 122 mil 512 pesos; es decir, 6 mil pesos por encima de lo que marca el Presupuesto de Egresos.

Consultados sobre dicha irrgularidad salarial, Aserca respondió a Contralínea través de la Dirección General de Comunicación Social que, “en cumplimiento con la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, está previsto que el excedente de ambas plazas será devuelto por los servidores públicos a la federación, ya que las percepciones (que son montos brutos) de estos puestos corresponden a la última reforma publicada el 6 de abril de 2017 del servicio profesional de carrera”.

Con ello, Aserca estaría desacatando la orden del presidente López Obrador, quien impuso un recorte generalizado en sueldos de servidores públicos para que nadie gane más que él: 108 mil pesos netos mensuales (157 mil pesos brutos).

Si derivado de ese plan de austeridad, todos los niveles jerárquicos fueron impactados a la baja, porqué Aserca con autorización de Sader eleva la percepción mensual de dichos nombramientos y después pretende que aquellos que sean contratados deban devolver parte de su salario, lo cual estaría viiolando, además, la Ley Federal del Trabajo.

Remuneración presidencial

El 13 de septiembre de 2018, en la Cámara de Diputados se aprobó la Ley Federal de Remuneraciones de los Servidores Públicos, con 433 votos a favor, nueve en contra y una abstención.

En su artículo 5, dicha Ley estipula: “los servidores públicos están obligados a reportar a su superior jerárquico, dentro de los siguientes 30 días naturales, cualquier pago en demasía respecto de lo que le corresponda según las disposiciones vigentes. Los titulares de los entes públicos deberán presentar el reporte a la unidad administrativa responsable de la demasía”.

Estas modificaciones fueron impulsadas por el mismo Andrés Manuel López Obrador desde su campaña electoral. El resultado fue respaldado y asentado en el artículo 6 de la Ley: “ningún servidor público recibe una remuneración o retribución por el desempeño de su función, empleo, cargo o comisión mayor a la establecida para el presidente de la República en el Presupuesto de Egresos de la Federación”.

El PEF 2019 especifica que López Obrador cuenta con una percepción bruta mensual de 156 mil 891 pesos, menos el 34 por ciento del impuesto sobre la renta retenido y deducciones personales por 48 mil 235 pesos, se deriva en una remuneración total líquida mensual neta de 108 mil 656 pesos.

Organismo incumple su función

Antonio Medrano, secretario técnico del Frente Auténtico del Campo (FAC), señala en entrevista que, originalmente, la Agencia fue creada para el apoyo a la comercialización de granos básicos, “desafortunadamente, desde el sexenio de Vicente Fox hasta acá, se estuvo incumpliendo con el objetivo fundamental: los pequeños productores y se estuvo trasladando el dinero para los grandes acopiadores de granos”.

El objetivo de Aserca es “procurar el correcto funcionamiento de los mercados agroalimentarios, así como la promoción de sus productos, considerando la entrega de apoyos y de servicios de información comercial que permitan a los beneficiarios de los programas, esquemas y servicios de apoyos tener certidumbre en los ingresos del productor y el incremento comercial de los productos agroalimentarios y de plantas de ornato en los mercados nacional e internacional”.

Entre las principales beneficiarias por este este órgano de la Sader se encontraban empresas como Minsa, Sabritas, Cargill, Gamesa, Bimbo, Bunge, entre otras. Tres meses antes de que concluyera el mandato de Enrique Peña Nieto, Contralínea documentó la entrega de más de 385 millones de pesos a conglomerados agropecuarios. Entre los beneficiarios se encontraba Agroparque SuKarne Lucero, propiedad del priísta Jesús Viscarra.

El secretario técnico del FAC lamenta que, pese al cambio de administración, las reglas de operación de Aserca no hayan cambiado aún y sigan ciertos obstáculos para los pequeños y medianos productores. “En la actualidad, Aserca trae 2 mil 15 millones de pesos en el presupuesto, [pero] están igual las reglas de operación, no cambian; es decir, le van a dar ese escaso dinero a los grandes acopiadores”.

Originario de Durango, el líder campesino critica que “la Sader sigue actuando igual: ventanillas abiertas por internet. Yo, como campesino de Durango que medianamente fui a la escuela, tampoco sé cómo darme de alta ahí, ¡imagínese otra gente que no maneja nada de la computación!”

Francisco Chew Plascencia, líder del Movimiento Social por la Tierra (MST), comenta que Aserca es uno de los organismos que deberían reestructurarse o desaparecer del esquema de gobierno, tiene un problema de diseño; además de los fines a los que sirvió.

El representante del MST argumenta que, en la política de los anteriores gobiernos, se diseñó un esquema de subsidios y apoyos a la comercialización a través de Aserca para “otorgárselos a grandes empresas bajo el pretexto de que son las que comercializan. En esta lógica, los apoyos se canalizaban a los monopolios, agroempresas y funcionarios que los manejaban, los cuales fueron, en buena medida, administradores de la corrupción que se presentó”.

Chew Plascencia considera que Aserca es el símbolo más claro de lo que son los “apoyos distorsionados”, que en vez de favorecer a los auténticos productores del país, favorecían a todas estas cadenas de coyotaje y monopolio que generaban las grandes empresas.

Por su parte, Federico Ovalle Vaquera ­líder de la Central Independiente Obrera Agrícola Campesina­– considera que Aserca “en lugar de contribuir a regular un precio adecuado para los que nos dedicamos a producir, terminaba distorsionando los precios porque apoyaba a este tipo de agentes definidos en las publicaciones de Sagarpa… no cumplió el papel que dijeron que iba a cumplir”.

Ahora, dice, “hay la intención, y espero que sea buena, de que los recursos sean destinados específicamente para los pequeños y medianos productores; es decir, para los productores (en el caso de algunos cultivos como el frijol y el maíz) de hasta 5 hectáreas, 15 toneladas o 20 toneladas… enfocado a quien lo merece”.

Érika Ramírez

[INVESTIGACIÓN][RENDICIÓN DE CUENTAS]