Autor:

El presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, insistió en tachar de “conservadores” a las corrientes magisteriales que han cuestionado la reforma educativa que se discute actualmente en el Congreso.

“La extrema derecha y la extrema izquierda se juntan”, dijo el presidente de la República. Aseguró que ambas posturas buscan que no haya transformación y, por ello, más que el diálogo “corporativo”, buscará la comunicación directa con “las bases”.

En conferencia de prensa celebrada en el Palacio Nacional, el titular del Ejecutivo defendió el proyecto que se aprobó ya en comisiones. Aseguró que la actual propuesta sí deroga la aprobada por el gobierno de Enrique Peña Nieto, la cual sí había sido impuesta desde el extranjero con el objetivo de privatizar el sistema educativo mexicano.

Recordó que durante su campaña criticó la reforma de 2013, apoyó a los maestros que se opusieron a ella y que, incluso, por ello fue denostado en los medios de comunicación.

“Defendimos [a los maestros] en la campaña contra viento y marea. Fui muy cuestionado por eso por los conservadores.”

El presidente de la República asegura que ahora se ha iniciado una nueva etapa, la del “posneoliberalismo”, y que está cumpliendo el compromiso que adquirió con los maestros.

Zósimo Camacho