Autor:

La asociación civil Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos exhortó a las autoridades de Nuevo León a realizar una auditoría para identificar a los funcionarios del gobierno estatal responsables de los tratos “crueles, inhumanos y degradantes” a los que fueron sometidos 500 reos trasladados del Centro Penitenciario de Topo Chico.

Según la organización, al menos una persona falleció y 29 más resultaron heridas luego de que, durante el traslado, los presos fueron obligados a desnudarse, permanecer recostados boca abajo sobre terracería, inmovilizados con cinchos de plástico en las muñecas y golpeados con tubos de acero por elementos de seguridad penitenciaria.

Ciudadanos en Apoyo a los Derechos Humanos también exigió inmediata atención médica y sicológica para toda la población penitenciaria.

Alba Olea