Autor:

La secretaria de Energía, Rocío Nahle dio a conocer que la construcción de la refinería Dos Bocas, Tabasco será por licitación por invitación restringida en la que participan solo cuatro empresas que han trabajado con Petróleos Mexicanos (Pemex) y otras incluidas en la reforma energética.

Justificó el mecanismo de invitación restringida, al señalar que la forma más segura y ágil, para la actual situación de México. Ello, debido a que las cuatro compañías no harán lo que Odebrecht que cotizaba muy bajo, ganaba la licitación y cada tres meses pedía ampliación de presupuesto, con lo encarecía desproporcionalmente el costo de la obra y la retrasaba en tiempo.

La séptima refinería del país, Dos Bocas Tabasco, tendrá 566 hectáreas de terreno, 17 plantas de procesamiento, planta de fuerza, 93 esferas de almacenamiento, gasoductos, accesos carreteros, conexión al muelle, asís como saneamiento y urbanización refinará 340 mil barriles diarios de petróleo crudo pesado, con mejor precio en el mercado.

En la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador y en ocasión del 81 Aniversario de la Expropiación Petrolera, la secretaria de Energía destacó que la transformación industrial para el procesamiento de hidrocarburos se desplomó en los últimos años por la falta de mantenimiento a las refinerías del país, las cuales serán rehabilitadas para que trabajen a su máxima capacidad hacia 2021.

“Se cumplió en tiempo y forma la solicitud de permiso de refinación, antes no era necesario, porque la última refinería se hizo hace 40 años, de acuerdo a la reforma energética se planteó en la Ley de Hidrocarburos todo lo que se necesita para un permiso de refinación”, subrayó.

Señaló que el gobierno prevé que esté año las refinerías alcancen mínimo 70 por ciento de su capacidad y en 2020 queden rehabilitadas. Aseguró que construir una nueva refinería sí es negocio al referir que México importa 80 por ciento de los combustibles que consume.

Comentó que a la fecha ya se tienen los diagnósticos, evaluaciones y paquetes para la adquisición de refacciones y equipo. Además,  de que a diferencia del pasado, los trabajadores de Pemex, harán los trabajos de rehabilitación y no se contratará a empresas externas.

Explicó que, cuando una refinería requiera de mantenimiento mayor, éste se hará en un periodo de 8 a 10 días mientras las otras cinco cubran la producción.

José Réyez