Autor:

Exploración de nuevos yacimientos, cero deudas y una nueva refinería incluye el rescate de Petróleos Mexicanos (Pemex), afirmó el director de la empresa productiva del Estado, Octavio Romero Oropeza.

El funcionario precisó que se planea contar con 20 campos de exploración – 16 marinos y cuatro terrestres-,  para que desde noviembre próximo inicie realmente la recuperación de la producción de crudo, actualmente de solo un millón 679 mil barriles diarios.

El funcionario indicó que según sus cálculos, se prevé que  la producción de hidrocarburos llegue en noviembre de 2024 a entre 2 millones 480 mil barriles de crudo y 2 millones 650 mil barriles diarios.

Durante su exposición en la conferencia mañanera del presidente, Andrés Manuel López Obrador, Romero Oropeza destacó que la producción de empresas privadas ha sido ínfima, pues representa solo cuatro mil barriles de petróleo diario.

Dijo que desde el 2001 no se habían tenido tantos campos petroleros, en 2008, ocho campos, mientras que para 2019 serán 20 campos de exploración para detener la caída e incrementar la producción de crudo.

Informó que 16 de los nuevos campos están en aguas someras de Tabasco y Campeche y cuatro más son terrestres, en Tabasco y Veracruz. Agregó que en octubre próximo se empezarán a recuperar los primeros barriles de aceite  y que a partir de 2020 se espera un aumento en la producción.

Ello, dijo, “representa que habrá 13 plataformas marinas de producción, tres plataformas de perforación terrestre y la  ampliación de nueve más. En total se prevé que se crearán 72 pozos marinos y 44 terrestres”

Sostuvo que se ha contratado cerca del 50 por ciento de la infraestructura y comenzó a entregarse los anticipos a las empresas que la desarrollan, con un ahorro de 15 mil millones de pesos.

Romero Oropeza detalló que en 1960 había una producción de 260 millones barriles por día, lo cual aumentó desde 1978 y hasta 2006 luego del descubrimiento del yacimiento de Cantarell (Campeche), pero de 1998 a 2006 hubo una sobreexplotación y luego una reducción muy pronunciada.

Pemex ha mantenido desde 2012 una inversión en exploración similar, pero el 49 por ciento se destinó a aguas profundas, sin resultados, lo cual explica en mucho la caída de la producción, señaló Romero, y explicó que en 2012 se perforaron mil 238 pozos de exploración y producción, pero fueron bajando el número de pozos por año hasta llegar a sólo 80 en 2017.

José Réyez