Autor:

La Manifestación de Impacto Ambiental del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, autorizada por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) del gobierno anterior, careció de sustento técnico suficiente y no aseguró la eliminación o reducción de los efectos negativos del proyecto, de acuerdo con la evaluación de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) contenido en su Informe del resultado de la fiscalización superior de la Cuenta Pública 2017.

La manifestación autorizada por la Semarnat no contempló las obras complementarias del proyecto a cargo de la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), por lo que debió observar 218 afectaciones ambientales y no únicamente 73. Por esta razón, la ASF señaló que no se puede considerar la viabilidad y suficiencia de las medidas de mitigación planteadas.

La manifestación no incluyó las opiniones técnicas y científicas de 12 instituciones consultadas, por lo que fueron excluidas observaciones sobre el suministro de agua, la conservación de la diversidad genética silvestre, la generación de gases de efecto invernadero, el traslape de las obras con el Área de Importancia para la Conservación de las Aves del Lago de Texcoco, el hundimiento del terreno, entre otras.

De acuerdo con la ASF, 15 de los 73 impactos ambientales ubicados por la Semarnat presentaron deficiencias en su definición y 14 de las 39 medidas de mitigación no permitieron atenuar el impacto ambiental.

Durante la autorización de la manifestación, la secretaría desechó 33 de las 43 interrogantes realizadas por ciudadanos y no consideró la totalidad de las 176 opiniones técnicas emitidas por entidades consultadas.

Además, la Secretaría no modificó la guía de elaboración de manifestaciones para que contemple las particularidades de un proyecto de infraestructura de alto impacto. Tampoco publicó la guía en el Diario Oficial de la Federación, a pesar de que la ASF advirtió de este problema desde la fiscalización de la Cuenta Pública 2012.

Alba Olea