Autor:

Moscú, Rusia. El presidente ruso Vladimir Putin concretó, en una alocución ante la Asamblea Federal, la Hoja de Ruta o los “muelles” para lograr un acelerado salto tecnológico, tras los logros en la industria militar.

La idea global manejada por Putin, que ya se aplica de forma parcial desde 2015, es lograr que la herencia de la tecnología desarrollada para avanzar en la producción de armas, se pongan en función del desarrollo civil.

Hasta ahora, a la industria bélica se le exigía un mínimo de 5 por ciento de elaboración de productos de alta tecnología para la vida civil.

Así, una fábrica militar de construcción de lentes ópticos o de sensores térmicos para la fabricación de bombas guiadas, pueden desarrollar productos para la esfera médica, de mediciones exactas y otros instrumentos.

Putin consideró que el grueso de los gastos para la modernización de las fuerzas armadas, que no es, precisamente, la producción de novedosos armamentos, ya tiene los gastos asignados y dentro de uno o dos años puede cumplirse con ese programa.

El objetivo de lograr un quinto lugar en la economía mundial requiere del empleo a fondo de la robótica y otros tipos de corrientes para el empleo de la inteligencia artificial que permite un nivel de productividad competitivo.

Además, se necesita de una mano de obra altamente calificada, tanto la científica como la obrera, para avanzar en la economía real (construcción de maquinarias, automotriz, aeroespacial y naviera), destacan expertos.

Otro aspecto, es la organización del gobierno, la sociedad y la educación, a partir de un uso más generalizado de la Internet, lo que también se le llama gobierno digital.

A ello se suma en el plano social, la reducción drástica de la pobreza, el aumento de la esperanza de vida, el logro de hasta 4.2 fallecidos por cada mil nacidos vivos y el aumento de la natalidad para superar la crisis demográfica.

A tenor con esos necesarios cambios, más allá de lo expuesto en su discurso ante las dos cámaras de la Asamblea Federal, Putin elaboró un pliego o plan de trabajo, con fecha de cumplimiento y responsables para cada tarea, hecho público aquí.

Entre las tareas concretas figura el aumento para el 1 de julio de 2019 en 10 mil rublos (unos 151 dólares) el pago mensual previsto para los padres de licencia o tutores que cuidan a niños discapacitados menores de 18 años.

Además, el mandatario ruso exige una ayuda a las familias con dos o más hijos con préstamos hipotecarios para la compra de vivienda con 450 mil rublos (cerca de seis mil 826 dólares) en un pago único.

Para las familias numerosas, se propone reducir los impuestos por adquisición de inmuebles por un equivalente al precio de siete metros cuadrados de una vivienda.

A partir del 1 de enero de 2020, el estado pagará el equivalente a dos salarios mínimos para familias de dos o más hijos, mientras se pone en práctica un nuevo sistema para ofrecer una atención primaria de salud a los ciudadanos.

El esquema de desarrollo social también prevé el establecimiento de normas legales para el maestro rural o en poblados de hasta 50 mil personas, a partir de 2020, con pagos de compensación global por un millón de rublos (15 mil 169 dólares).

Además, se deben preparar centros de rehabilitación infantil de clase mundial en el periodo 2020-2024, así como de un centro general de servicios estatales y municipales.

Las medidas también incluye la conexión de todas las organizaciones de Educación a la Internet de alta velocidad, para finales de 2021.

Putin orienta la creación de 15 grandes centros científicos y de investigación para 2022, aunque cinco de ellos deben quedar listos en este año en la Comarca de Perm, en Tiumen y Belgorod.

Además, se pronuncia por lograr inversiones en alta tecnología para el desarrollo de la inteligencia artificial, Internet, la robótica y el procesamiento de gran volumen de datos.

Otro punto de la Hoja de Ruta del mandatario ruso se refiere a la creación de marcas protegidas de productos de la agroindustria para su comercialización dentro y fuera de Rusia.

Las ideas también se refieren a la aprobación de un esquema general para desarrollar las comunicaciones, la infraestructura de almacenamiento y procesamiento de datos de Rusia.

De cumplirse los planes de Putin, en los que la mayoría de los proyectos debe enfrentar los embates de las crecientes sanciones económicas de Occidente, Rusia podría sumarse a la dinámica superior desarrollo en el orbe.

Antonio Rondón/Prensa Latina

[ARTÍCULO] [OPINIÓN]