lunes 6, julio 2020

Autor:

Marcelo Ebrard Casaubón, titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), presentó el programa que aplicará el gobierno federal para proteger a los mexicanos en el extranjero. Se trata, dijo el funcionario, de una política integral en la que participará todo el gobierno federal y se invitará a participar a los gobiernos de los estados de la República.

En la conferencia de prensa de esta mañana, encabezada por el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, el responsable de la política exterior del Estado mexicano presentó un plan de 10 puntos para “defender la civilización mexicana” en el extranjero, principalmente en Estados Unidos.

La nueva estrategia implicará, informó Ebrard Casaubón, “realizar una nueva relación con la diáspora mexicana para cambiar la mentalidad mexicana de una defensiva a una proactiva”.

De acuerdo con el secretario de Relaciones Exteriores, los mexicanos en el extranjero deberán contar con el pleno ejercicio de sus derechos en México. Para ello, el plan que se aplicará principalmente en Estados Unidos contará con 3 mil 295 millones de pesos para la Embajada y los consulados en ese país. En esa nación ya se cuenta con 2 mil 163 personas trabajando en el programa. “Y conforme vayan creciendo los consulados móviles”, serán 2 mil 800 al finalizar el año.

También se invitará a participar en esta estrategia a las ciudades de México y de Estados Unidos que se benefician del trabajo de los migrantes.

El primer punto de la estrategia se refiere a la participación integral de todo el gobierno federal para garantizar sus derechos políticos en México y protegerlos en el extranjero.

El segundo, la capacitación de los consulados para la atención a grupos vulnerables. Con el tercero se buscará ampliar la red de abogados de la SRE en ese país.

Un cuarto punto de la estrategia será la promoción activa de la cultura y la identidad mexicana: “un impulso y una narrativa que dispute el espacio”; se defenderá la lengua española y las lenguas indígenas.

El quinto aspecto implicará ampliar los programas de educación, salud y deporte. El sexto, generar nuevos mecanismos financieros para la participación de los migrantes en los grandes proyectos de desarrollo del gobierno de México.

Como séptimo punto, se crearán más consulados móviles en ese país. El octavo señala el empoderamiento de la comunidad mexicana en Estados Unidos mediante el reconocimiento de sus contribuciones. “Se establecerá un reconocimiento a los mexicanos en el extranjero más destacados”.

El noveno punto se refiere a la modernización de la normatividad de la SRE para homologar las acciones en todos los consulados. Finalmente, el décimo se propone el desarrollo de un programa de consultas y foros para escuchar a los mexicanos en el extranjero.

Zósimo Camacho