Autor:

El más reciente informe de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) evidencia falta de transparencia por parte de la Oficina de la Presidencia de la República (OPR) en la conducción de la Estrategia Digital Nacional (EDN) durante 2017. De acuerdo con lo aprobado en el Presupuesto de Egresos de la Federación, ese año el proyecto contó con 20 millones 924 mil 400 pesos.

La OPR informó que en el marco de la Comisión Intersecretarial para el Desarrollo del Gobierno Electrónico se desarrollaron 15 herramientas de tecnologías de la información; sin embargo no pudo acreditar el papel que desempeñó en la emisión y ejecución de 12. Esta omisión fue generalizada de 2014 a 2017, ya que más del 94 por ciento de las herramientas no cuentan con documentación que evidencie la participación de la OPR, señala la tercera entrega del Informe de resultado de la fiscalización superior de la Cuenta Pública 2017.

En 2013 se determinó que el país de América Latina con mayor nivel en el índice de digitalización fue Chile, con 53.82 puntos porcentuales, 11.27 puntos más que México. El gobierno de Peña Nieto pretendió alcanzar una meta de 59.29 puntos porcentuales para 2018 con la aplicación de la EDN, pero “no fue posible identificar el grado avance en el desarrollo de la digitalización, debido a que no se ha llevado a cabo dicha medición, sin que la OPR acreditara las causas por las que no gestionó el cálculo del índice de 2014 a 2017”, detalla la Auditoría de Desempeño 9-GB.

Al respecto, la ASF recomendó a la Presidencia de la República diseñar una herramienta para medir el nivel de digitalización del país tanto en el ámbito social como gubernamental. Sólo de esta forma se podrá “conocer el efecto de las políticas públicas en materia de TIC en el país”.

Marcial Yangali