Autor:

El Estado mexicano es incapaz de proteger y apoyar a su población en casos de desastre. La Auditoría Superior de la Federación (ASF) encontró que, luego de los terremotos de 2017, la política que imperó en este tema hasta el final del sexenio de Enrique Peña Nieto “es ineficiente, ineficaz y costosa”. Además, propicia “actos contrarios a la legalidad, el desempeño inadecuado de funciones y facultades, la asignación imprecisa de recursos públicos y la omisión de reglas, criterios y normas vigentes”.

Lo anterior ha causado que, por ejemplo, el Fondo de Desastres Naturales (Fonden) no haya podido aclarar el destino de 7 mil 567 millones 358 mil 347 pesos en 2017. Y que sólo por la intervención de la propia ASF se hubiera recuperado una cantidad similar.

El Fonden es un instrumento interinstitucional, pero la coordinación de las dependencias que confluyen en él recae en la Secretaría de Gobernación (Segob), a la cual la ASF practicó una auditoría de cumplimiento financiero; en específico, a su Sistema de Control Interno. En ese año el Fonden autorizó y ejecutó recursos por 33 mil 990 millones 322 mil 661 pesos.

Entre las irregularidades reveladas en la tercera entrega del Informe individual del resultado de la fiscalización superior de la Cuenta Púbica 2017, se señala que la Comisión Nacional de Protección Civil (CNPC) fue incapaz de coordinar las acciones entre las entidades encargadas de ejecutar las políticas y los recursos ante desastres como los terremotos de 2017.

Tal incapacidad “se tradujo en la desarticulación de acciones y actividades, falta de seguimiento e ineficacia en la consecución de los objetivos institucionales del propio Fonden, en el sentido de aplicar recursos para mitigar los efectos de los fenómenos naturales perturbadores”.

La misma Comisión Nacional de Protección Civil –a cargo de la Segob– tampoco pudo ejercer control y seguimiento a los recursos autorizados por el Fonden para la reconstrucción, “lo que puso en riesgo la infraestructura afectada”.

Tal falta de control y seguimiento propició la duplicidad de funciones y el doble otorgamiento de financiamiento para las reconstrucciones de las mismas infraestructuras.

Tampoco el Comité de Control y Desempeño Institucional de la Segob cumplió con la normatividad: “no dio seguimiento al desempeño de la CNPC, ni identificó o analizó los riesgos y las acciones correctivas en las actividades del Fonden, situación que comprometió la eficiencia y la eficacia del cumplimiento de metas y objetivos del Fondo”.

Por todo lo anterior, en su dictamen, la ASF determina que “los resultados de la auditoría efectuada a los procesos de solicitud, acceso, autorización, ejecución y rendición de cuentas de los recursos del Fonden […] muestran la falta de efectividad de las acciones efectuadas por las dependencias y entidades responsables de la operación del Fondo para ejecutar acciones, autorizar y aplicar los recursos que mitiguen los efectos producidos por los fenómenos naturales […]”.

En 2017 la Segob estaba encabezada por Miguel Ángel Osorio Chong, hoy coordinador de la bancada de Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el Senado de la República.

Zósimo Camacho