Autor:

Pemex donó más de 1 mil 800 millones de pesos sólo en 2016. Más del 80 por ciento se usó en fines distintos a los establecidos, incluida la compra de un helicóptero en el gobierno de Tabasco. Por visos de corrupción, el presidente López Obrador canceló este tipo de gastos en todo el gobierno federal

Petróleos Mexicanos (Pemex) donó más de 1 mil 800 millones de pesos sólo en 2016, con el fin generar un “beneficio” en los espacios donde opera: reparaciones en carreteras, rehabilitación de zonas dañadas ecológicamente, obras de infraestructura y hasta contribuir en la compra de aeronaves.

Parte de los donativos se entregó con transferencias de dinero por más de 63 millones de pesos, y en especie, por más de 1 mil 200 millones. En más del 80 por ciento del monto total habría anomalías, como que los gobiernos estatales beneficiados no entregaron la evidencia de cómo fueron utilizados los recursos transferidos.

Ejemplo de ello es que Pemex eludió dar seguimiento de los apoyos, como el entregado al gobierno de Tabasco por 15 millones de pesos para la compra de un helicóptero. El monto finalmente se reintegró al erario.

En tanto, en Tamaulipas, Veracruz y Oaxaca no hubo verificación del destino de los productos petrolíferos donados, por más de 110 millones de pesos, por lo que pudieron haber sido rematados a terceros. Y es que la Gerencia de Responsabilidad y Desarrollo Social de la petrolera no daba puntual seguimiento a cómo era utilizado el dinero.

A Tamaulipas, gobernado por Francisco Javier García Cabeza de Vaca, le fueron entregados más de 250 millones de pesos; a Veracruz, entonces bajo la administración de Javier Duarte de Ochoa, más de 110 millones; y a Oaxaca, en el mandato de Alejandro Murat, 17 millones.

La unidad encargada de la dispersión de estos apoyos en Pemex es la Gerencia de Responsabilidad y Desarrollo Social, con oficinas en 12 entidades prioritarias: Campeche, Coahuila, Chiapas, Guanajuato, Hidalgo, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz.

Esta unidad ha operado sin los procedimientos adecuados ni las bases para su buen funcionamiento, muestran informes internos.

El Estatuto Orgánico de Petróleos Mexicanos indica en su artículo 10 que el Director General tendrá entre sus funciones: “Recibir las solicitudes y autorizar los apoyos en materia de responsabilidad y desarrollo social que otorgan Pemex, sus Empresas Productivas Subsidiarias y, en su caso, Empresas Filiales, relacionados con donativos en numerario, donaciones en especie, obras de beneficio mutuo, y cualquier otro mecanismo análogo, en términos de la Ley y de la normativa que emita para tal efecto el Consejo de Administración y fijar con base en éstas, las directrices para el análisis y dictamen de las solicitudes, y el seguimiento de su aplicación, así como instruir el establecimiento y operación del programa de apoyo a la comunidad y medio ambiente”.

Las donaciones

Los donativos de Pemex se hicieron con referencia al capítulo 4000, denominado Transferencias, Asignaciones, Subsidios y Otras Ayudas. Y se trata de “asignaciones destinadas en forma directa o indirecta a los sectores público, privado y externo, organismos y empresas paraestatales y apoyos como parte de su política económica y social, de acuerdo con las estrategias y prioridades de desarrollo para el sostenimiento y desempeño de sus actividades” (Diario Oficial de la Federación).

Actualmente, la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados –encabezada por Alfonso Ramírez Cuéllar– pedirá a Pemex que informe el destino de las donaciones de combustible y asfalto a estados, municipios y organizaciones sociales durante la pasada administración, pues dicha práctica se desarrolló sin control alguno y terminó por convertirse en un negocio.

“En realidad nunca se supo bien a bien cuáles eran los criterios (para hacer las donaciones); había funcionarios, incluso familiares de funcionarios, que estaban como intermediarios de ayuntamientos y eran gestores, y lo que debían ser donativos, pues se convertía en un negocio”, declaró Ramírez Cuéllar al diario Novedades Campeche.

Los donativos son uno de los mecanismos de transferencia de recursos a los que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha cerrado la llave, bajo el argumento de que había muchas prácticas de corrupción.

Por ello, el presidente ordenó que ya no se transfieran recursos del presupuesto a organizaciones sociales, sindicatos ni organizaciones de la llamada sociedad civil, o asociaciones filantrópicas: “Ya nada de eso se va a permitir. Todo el apoyo del gobierno, el ejercicio del presupuesto, se va a entregar de manera directa a los beneficiarios”.

Según el protocolo de otorgamiento de los donativos, para ser beneficiario se debía presentar una petición en escrito libre dirigido al director general de Pemex, en el que se debía indicar el tipo de apoyo requerido (donativo en numerario o donación en especie: productos, bienes muebles e inmuebles), así como, referir el uso que le pretende dar al apoyo solicitado.

Érika Ramírez

[INVESTIGACIÓN] [RENDICIÓN DE CUENTAS]