Autor:

El presidente Andrés Manuel López Obrador firmó un decreto para que las Islas Marías dejen de ser prisión. Se trata de un penal constituido en el porfiriato, en 1905, “es la historia de reprensión a lo largo de un siglo”, comentó mandatario.

Desde Palacio Nacional explicó que en esa isla se buscó la readaptación mediante el trabajo, bajo la administración de Francisco J. Mujica, “pero luego volvió a ser un penal infame, donde estuvo preso José Revueltas, un penal de castigo, de violación de derechos humanos”.

En su conferencia de prensa matutina, López Obrador expuso que está presión se sobrepobló en 2003, con ocho mil personas, por lo que se generó un motín. Actualmente, dijo, “hay 600 presos, pero serán liberados 200 que ya cumplieron, el resto será reubicado en penales cercanos”.

El lugar llevará el nombre Muros de Agua José Revueltas, donde se realizarán actividades relacionadas con las artes y la cultura. Además, será un espacio para contemplar la naturaleza de la isla y sus alrededores.

El presidente viajó ayer a las Islas Marías, acompañado de su gabinete y los gobernadores de Nayarit y Sinaloa.

Francisco Garduño, encargado del sistema penitenciario, dijo que el modelo carcelario caducó y “hoy estamos a favor de los derechos humanos”.

El funcionario comentó que actualmente en los Centros Federales de Readaptación Social hay 41 mil espacios, de los cuales están 19 mil ocupados, pero hay saturación en los penales estatales como Nayarit, Jalisco y Ciudad Juárez, por lo que los presos serán reubicados.

Érika Ramírez