Autor:

Al calificar de inmoral a los “chapulines fifí”, los “chapulines conservadores”, el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que ya se acaban los funcionarios que al término de su encargo público saltan a empresas relacionadas con el desempeño que tenían.

Indicó que su gobierno sí buscará prohibir por vía legal esta vinculación del sector público con el privado: “ningún funcionario podrá hacerlo en el futuro”.

Hay otras empresas, hay otra actividades en las que se pueden desempeñar, indicó. Y sugirió a quienes tienen maestrías y doctorados, dar clases.

Respecto de los exfuncionarios que se han quejado por ser exhibidos (como lo hizo Felipe Calderón), dijo: aunque se enojen, tenemos que acabar con el cáncer de la corrupción.

“En qué país del mundo [ocurre esto], en ninguno. No hay”. Y es que, advirtió, lo que había en México era un estado de cohecho, un estado de chueco, no un estado de derecho.

“Ofrezco disculpas por la molestias que esto ocasiona, pero para acabar con la corrupción hay que exponer estos casos”, señaló.

En su conferencia de prensa desde Palacio Nacional, aseguró que lo de los casos de exfuncionarios que hacen negocios en la Comisión Federal de Electricidad es sólo un ejemplo, pero eso ocurre en todos, incluso en Pemex.

Nancy Flores