Autor:

En el gobierno de Andrés Manuel López Obrador aún no se ponen de acuerdo en el cómo y el cuánto respecto de la asignación de recursos públicos para publicidad gubernamental (2019), y menos en los porcentajes para cada medio de comunicación.

Por lo pronto, hay una enorme expectación y nerviosismo en el sector por el anuncio que hizo hace unos días el presidente de la República de una reducción del 50 por ciento en el presupuesto público destinado a las campañas publicitarias con relación a lo entregado en 2018 por Enrique Peña Nieto. El año pasado el presupuesto ascendió a 8 mil 751 millones 789 mil pesos, de tal manera que para este 2019 el monto bajaría a 4 mil 375 millones 894.5 mil pesos.

Hay varias propuestas sobre la mesa en esta repartición del pastel publicitario. Una de ellas –que es cabildeada por un grupo de empresarios– plantea seguir beneficiando con el mayor porcentaje de dinero público a los “grandes” medios de información (televisoras, radiodifusoras, periódicos y un portal en internet), bajo el argumento de que son masivos: llegan a un amplio público y dan empleo a miles de trabajadores, quienes, sin el apoyo económico del gobierno, podrían despedir a decenas de periodistas y trabajadores. Cabe aclarar que varios de esos medios ya han empezado los despidos desde el año pasado.

Esa propuesta ignora la calidad del trabajo periodístico, que incluye independencia editorial, investigación permanente a las acciones de gobierno y exclusividad, acompañada de los factores básicos del periodismo: responsabilidad, veracidad y contrastación de la información.

Además, el gremio de periodistas es uno de los más golpeados por las pésimas condiciones laborales en que se desempeña: bajos salarios, cero prestaciones sociales, escases de seguros de vida y médico, falta de equipo de trabajo y nulo apoyo legal y de seguridad cuando los reporteros son amenazados o demandas ante tribunales.

Lo anterior contrasta con las grandes sumas de dinero público que gobiernos priístas y panistas entregaron a los dueños de esos “grandes” medios. Sólo para ejemplificar diremos que en los 6 años de Peña Nieto se entregaron 26 mil 325 millones 552 mil pesos (que representan el 50.7 por ciento del total de publicidad) a sólo nueve medios de comunicación: Televisa, TV Azteca, Grupo Imagen, Grupo Fórmula, El Universal, Organización Editorial Mexicana, Grupo Milenio, Radio Centro y Grupo MVS.

Aclaro que esos miles de millones de pesos sólo corresponden a lo asignado por el gobierno federal, pues la prensa también recibe dinero público por las campañas de gobiernos estatales y municipales, así como de órganos autónomos, como el Instituto Nacional Electoral o la Comisión Nacional de Derechos Humanos, e incluso de universidades como la UNAM.

Con estos datos en poder de la Secretaría de Gobernación, y acorde con la promesa hecha por López Obrador de transparentar todo el gasto, sería muy sano que den a conocer puntualmente cómo quedará el reparto de publicidad para cada medio de comunicación en el ejercicio 2019, y compararlo con lo asignado por Peña Nieto, para saber si hay cambio en los criterios empleados para volverlo equitativo y justo o se vuelve a privilegiar al mismo sector empresarial de siempre y todo quedó en falsas promesas.

Con la información oficial del presupuesto total asignado en los 6 años del gobierno anterior –cuyos documentos están en poder de Oficio de Papel–, escribimos en la columna pasada que Peña distribuyó arbitrariamente la publicidad oficial en su mandato y sólo privilegió a un pequeño grupo de dueños de medios de comunicación.

Para entender cómo se hizo esa distribución publicitaria desordenada, algunos medios tuvieron incrementos de un año a otro de entre ciento por ciento y mil por ciento sin justificación alguna, lo que confirma que todo dependía del tratamiento informativo relacionado con el presidente de la República, su gabinete y las acciones de gobierno.

Si se “portaban bien” y dejaban de criticar a Peña, con seguridad la publicidad aumentaba, pero si ejercían la investigación y la crítica, como es su obligación, entonces eran castigados y la publicidad se les reducía por instrucciones de Los Pinos.

También hay un grupo de medios a los que nunca les disminuyó la publicidad en el sexenio anterior, al recibir entre 1 mil millones y 10 mil millones de pesos cada uno, tal como lo clasificamos en la columna anterior.

En un segundo grupo de medios de comunicación privilegiados por el gobierno priista aparecen 14 empresas que recibieron entre 100 millones y 1 mil millones de pesos en los 6 años anteriores.

La lista la encabeza Radio Centro, al recibir 827 millones 402 mil 720 pesos, que significa un promedio anual de 137 millones 900 mil 450 pesos. Del total de la publicidad pagada por el gobierno federal, a esta empresa le tocó el 1.6 por ciento.

Representada por Francisco Aguirre, Grupo Radio Centro recibió en 2013, 126 millones 934 mil 990 pesos; en 2014, aumentó a 131 millones 210 mil 50 pesos; en 2015 volvió a incrementarse, esta vez a 180 millones 596 mil 420 pesos; para 2016, la cifra ascendió a 178 millones 752 mil 930 pesos; en 2017, 112 millones 852 mil 860 pesos; en 2018, 97 millones 55 mil 470 pesos.

La siguiente empresa beneficiada fue Grupo MVS, representada por Joaquín Vargas, con 768 millones 353 mil 410 pesos, un promedio anual de 128 millones de pesos, que representa el 1.5 por ciento del total.

MVS recibió en 2013, 63 millones 904 mil 440 pesos; en 2014, 63 millones 422 mil pesos; en 2015, se elevó considerablemente a 149 millones 41 mil pesos; 2016 siguió creciendo, 150 millones 17 mil pesos; 2017, 139 millones 263 mil 770 pesos; 2018 fue el mejor año para MVS, al recibir 202 millones 703 mil 930 pesos.

Le sigue el Grupo Radiorama, representada por Javier Pérez de Anda, al que le asignaron en los seis años 598 millones 70 mil 890 pesos, lo que representó el 1.15 por ciento del total.

A Radiorama le tocó en 2013, 94 millones 652 mil 870 pesos; en 2014, 88 millones 303 mil 360 pesos; 2015, 106 millones 876 mil 220 pesos; en 2016, 116 millones 567 mil 680 pesos; 2017, 100 millones 916 mil pesos; 2018, 90 millones 754 mil 750 pesos.

El periódico La Jornada, representado por su directora Carmen Lira, está en el número 11 de la lista de los medios más beneficiados por el gobierno federal en el sexenio pasado, con un monto total de 529 millones 102 mil 890 pesos, que representa el 1.01 por ciento del total de publicidad otorgado.

Ese diario recibió en 2013, 68 millones 649 mil 870 pesos; en 2014, 64 millones 405 mil pesos; en 2015 aumentó, 88 millones 77 mil 560 pesos; 2016, 84 millones 506 mil 600 pesos; 2017 rebaso se elevó, 111 millones 229 mil 420 pesos; 2018 fue el mejor año en publicidad para La Jornada, 112 millones 234 mil 420 pesos.

El lugar 12 de la lista lo ocupa Grupo Acir, representado por Antonio Ibarra, con 402 millones 422 mil pesos, lo que representa el 0.77 por ciento del total de la publicidad otorgada en el gobierno anterior.

En 2013, Acir recibió 57 millones 757 mil 960 pesos; 2014, 67 millones 237 mil 300 pesos; 2015 se elevó, 80 millones 931 mil pesos; 2016, 68 millones 339 mil 630 pesos; 2017, 68 millones 612 mil 960 pesos; 2018, 59 millones 543 mil 160 pesos.

En el lugar 13 está el periódico El Financiero, representado por Manuel Arroyo, con 373 millones 696 mil 530 pesos, que equivalen al 0.72 por ciento del total de la publicidad.

En 2013, El Financiero recibió 17 millones 945 mil 580 pesos; 2014 se elevó, 30 millones 52 mil 500 pesos; 2015 subió aún más, 79 millones 877 mil 330 pesos; 2016, 69 millones 734 mil 870 pesos; 2017, 82 millones 545 mil 510 pesos; 2018 también fue el mejor año para este diario, 93 millones 540 mil 740 pesos.

En el lugar 14 aparece el periódico Reforma, representado por Alejandro Junco, con 297 millones 311 mil 640 pesos, que representó el 0.57 por ciento.

El lugar 15 de los más beneficiados es para el periódico El Economista, con 277 millones 720 mil 820 pesos, que significa el 0.53 por ciento del total.

En el 16 está el periódico La Razón, con 267 millones 997 mil 910 pesos.

Grupo Expansión está en el lugar 17, con 191 millones 189 mil 330 pesos.

En el lugar 18 aparece el primer portal informativo, SDP noticias, representado por Federico Arreola, con publicidad asignada por el gobierno priista de Peña Nieto por un monto de 155 millones 612 mil 260 millones de pesos.

El lugar 19 es para el periódico de distribución gratuita 24 Horas, representado por Antonio Torrado, con un monto de 151 millones 945 mil 360 pesos.

El lugar 20 es para Publimetro, también de distribución gratuita y representado por Octavio Rivas, con 119 millones 121 mil 420 pesos.

El lugar 21 es para El Heraldo de México, representado por Franco Carreño y una asignación de 94 millones 907 mil 980 pesos. Aquí hay que aclarar que este periódico empezó operaciones en 2017, por lo que esa asignación corresponde a sólo dos ejercicios fiscales del gobierno anterior, de tal manera que recibió cada año más de 47 millones de pesos.

En la siguiente entrega mencionaremos a los medios que están clasificados en dos grupos por los montos sexenales recibidos, el primero entre 50.1 millones y 100 millones, y el segundo entre 1 millón y 50 millones. Además, la lista de los 13 periodistas beneficiados con dinero público por el gobierno de Peña Nieto.

Miguel Badillo

[Oficio de papel]

 

Leave a Reply