Autor:

Por segunda ocasión, este 29 de enero un equipo de especialistas de Petróleos Mexicanos (Pemex) se reunió con calificadoras y se comprometió a aumentar gradualmente la explotación de crudo en campos de aguas someras y tierra.

La meta, indicaron los expertos petroleros, es llegar a 2 mil 600 barriles al día para el 30 de noviembre de 2024, cuando concluirá el gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Y es que, durante el sexenio de Enrique Peña, la producción cayó a 800 mil barriles diarios y actualmente ronda apenas los 700 mil barriles.

Para los especialistas de Pemex, el potencial de reservas en aguas someras y tierra –que asciende a unos 24 mil barriles y se proyecta en 20 campos nuevos, con la construcción de al menos 60 pozos– basta para afianzar el crecimiento de la explotación.

A diferencia de las aguas profundas, en los campos de aguas someras y tierra el costo de recuperación es muy lucrativo, por lo que Pemex tendrán fondos suficientes para atender temas urgentes como su deuda.

No obstante, este mismo día la agencia Fitch Ratings emitió su reporte en el que baja la calificación crediticia a Pemex. Además de la caída en la producción, la calificadora castigó el cobro excesivo de impuestos que le aplica el gobierno federal y la reducción de inversiones.

Además, las otras calificadoras mantienen preocupación respecto de la multimillonaria deuda que arrastra la petrolera mexicana, así como su pasivo laboral.

Nancy Flores